Monthly archive

diciembre 2018

Big data en el fútbol, ¿Esencia o rendimiento?

en OPINIÓN/TECNOLOGÍAS

La era del conocimiento ya esta aquí y ha llegado para quedarse. Tan fácil como un par de clics y tenemos a nuestra disposición todo el conocimiento que necesitemos. Nos encontramos en una época donde donde el problema ya no es tener datos, si no como manejarlos. Una época en la que se está empezando a valorar a la gente que es capaz de analizar, comprender e interpretar esos datos para aplicarlos en la realidad y tomar decisiones. Una época en la que el entrenador debe dominar el BIG DATA.

El fútbol, como deporte rey a nivel mundial, no se escapa de ello. Hasta día de hoy encontramos que los dispositivos electrónicos estaban prohibidos en los banquillos. Sin embargo, en esta campaña de LaLiga Santander no pasará a la historia solo por ser la del estreno del vídeoarbitraje (VAR). También estará marcada por el uso regularizado del canal de datos y vídeos, en los que destaca Mediacoach durante los partidos.  El uso de la herramienta está de momento limitado a unos 350 técnicos, ayudantes y analistas de los 42 equipos y de LaLiga. Y todos pueden saber todo de todos. Cualquier equipo puede investigar qué hacen los equipos que marcan diferencias para acercarse a ellos, generar modelos de trabajo que los pongan en ese camino. 

Esta herramienta de datos instaurada en LaLiga es solo el comienzo de como la Big data puede cambiar el futbol. Uno de los ámbitos donde se podría mejorar el rendimiento es el físico. La medición de parámetros físicos como la velocidad de carrera, los kilometros acumulados, las acciones de alta intensidad ejecutadas podrían ser claves para el desempeño del rendimiento del jugador, proporcionándonos en tiempo real, si el jugador se encuentra fatigado o incluso con un alto porcentaje de riesgo de lesión. Estos datos interpretados por el cuerpo tecnico pueden alterar decisiones anteriormente tomadas con subjetividad por parte del entrenador. Además podría darnos un indicativo de probabilidad de victoria y derrota según el estado físico del equipo. Este estudio buscó examinar cómo las distintas posiciones de juego y los resultados de los partidos (es decir, ganados, empatados, perdidos) se relacionan con las distancias totales cubiertas por los jugadores de fútbol en la Bundesliga y las distancias cubiertas a intensidades en diferentes rangos.

Los principales hallazgos de este estudio son que los partidos ganados difieren de los obtenidos en partidos perdidos en cuanto a distancias e intensidades de los mediocampistas y delanteros Estos se desplazan en distancias mucho más largas a intensidades en el rango de 21-23.99 km / h, así como por encima de 24 km / h. Esto parece confirmar la idea de que el juego de alta o muy alta intensidad es un factor relacionado con la preparación motora de los jugadores que puede ser crucial para afectar el resultado del partido. Sin embargo, no se observa que esto sea válido para todas las posiciones en el campo, siendo de particular importancia para los jugadores con posiciones ofensivas como los volantes y mediapuntas y los delanteros. Si los jugadores en estas posiciones pueden correr a tales velocidades sostenidas en el tiempo, podrán ejecutar tareas técnicas y tácticas específicas en el campo. Cuando no están en posesión de la pelota, a menudose dedicarán a actividades de alta intensidad (presión alta), en un intento por recuperar una pelota perdida. Mientras están en posesión de la pelota, a su vez realizan múltiples actividades de alta intensidad, como la recepción de pases y desmarques en carrera, seguidos por regates dentro del área rival o el tiro a portería. Además el análisis relacionado con la actividad de los defensas, y mediocampistas centrales y defensivos en los partidos ganados, a diferencia de los que fueron empatados o perdidos, revela que los jugadores en estas posiciones corrieron distancias mucho más cortas en rangos de intensidad de entre 17-20.99 y 21 -23,99 km / h. Estos datos no son más que el comienzo de lo que podría ser un abanico mucha más amplio, pero que podrían ser fundamentales en la preparacion física individualizada a cada una de las posiciones del campo. 

Análisis de los repliegues de Jordi alba con la herramienta mediacoach en el siguiente vídeo:

Otra de las áreas donde los datos podrían mejorar el futbol es el plano táctico. El análisis de la táctica del rival sirve para amoldar el estilo de juego la semana de partido contra ese rival, jugadas ensayadas, acciones y movimientos tácticos. Tambien el estudio de las jugadas más repetidas que acaban en gol pueden hacer cambiar de opinión al entrenador con su filosofía de juego, introduciendo variaciones tácticas para fortalecer esas jugadas. El Big data aporta toda clase de datos: mapas de calor por donde transita cada jugador, hasta un histórico de cada jugador con sus datos de velocidad máxima, que clase de esfuerzo suele realizar, en que zona, que desmarques realiza etc… 

Todo apunta que en el futuro, se podrá predecir modelos de juego y que estilo de jugador le complementa a otro en la medular, que pareja de delanteros consigue más goles etc… El Fifa y la vida real hoy esta un poco más cerca…. Solo queda ver si todos estos datos desvirtúan el fútbol como deporte de incertidumbre o llegan para mejorar el juego. Juzguen ustedes mismos 

FUENTE:

ALEJANDRO MARTÍN. LA HERRAMIENTA SECRETA DE LOS ENTRENADORES DE LALIGA. El país  30 NOV 2018 – 11:16 CET

https://elpais.com/deportes/2018/11/28/es_laliga/1543420081_307340.html?fbclid=IwAR3dSZjdJYUuzDhuTYGJKpwEdxTDxMzp4Ot_04pL6YwCdIlO6RTOPYFn6l0

El liderazgo en el equipo de fútbol del siglo XXI

en COACHING/LIDERAZGO

En el siglo XXI los grandes entrenadores no son esos que tienen unos elevados conocimientos teóricos y se olvidan del resto de habilidades. Los grandes líderes del vestuario son personas muy movilizadoras, personas que despiertan nuestro entusiasmo y alientan lo mejor que hay en nosotros. Cuando tratamos de explicar su especial habilidad apelamos a nociones como la planificación, la previsión o el poder de las ideas, pero la realidad es mucho más sencilla: los grandes líderes del vestuario son personas que saben manejar las emociones.

Poco importa lo que hagan, poco importa que se dediquen a planificar estrategias o se ocupen de movilizar la acción de un equipo, puesto que su éxito no depende tanto de lo que hacen como del modo en que lo hacen. El rasgo distintivo reside, en suma, en su comprensión del extraordinario papel que desempeñan las emociones en el entorno del equipo, no solo en cuestiones tan patentes como el rendimiento, sino también en variables tan intangibles como la motivación o el compromiso.

Elementos tan subjetivos como la motivación y el compromiso nacen del optimismo y de la sonrisa, por el contrario, suelen consolidar las habilidades neuronales básicas necesarias para desempeñar bien cualquier tarea. Por tanto, no es de extrañar que sea una de las herramientas fundamentales del entrenador emocionalmente inteligente. 

El líder es —y siempre ha sido, en todo momento y lugar— la persona a quien los demás recurren en busca de la convicción y claridad necesaria para hacer frente a una amenaza, superar un reto o llevar a cabo una determinada tarea. En este sentido, el líder es la persona que mejor sabe encauzar las emociones de un determinado grupo. Esta función esencialmente emocional —que disipa la bruma de las emociones tóxicas y canaliza las emociones del grupo en una dirección positiva— sigue siendo la principal tarea del líder en el ámbito de cualquier club moderno en cualquiera de sus niveles, desde un utillero hasta el director deportivo.  Así pues, en resumen el líder de un grupo humano es la persona más capaz de influir en las emociones de los demás. Cuando las emociones se orientan en una dirección positiva como el entusiasmo, por ejemplo, el funcionamiento del grupo puede alcanzar cotas muy elevadas mientras que cuando, por el contrario, se inclina en la dirección del resentimiento, apatía o ansiedad, encaminará al grupo hacia su desintegración, lo cual pone de relieve otro aspecto esencial del liderazgo: su efecto trasciende el mero hecho de llevar a cabo un buen trabajo.

Los resultados de una investigación realizada en empresas determinaron que la fortaleza de los líderes «estrella» no residía en ninguna habilidad técnica ni cognitiva, sino en cuatro competencias características de la inteligencia emocional: la motivación de logro, la iniciativa, la capacidad de colaborar y trabajar en grupo y la habilidad para dirigir equipos. Además de saber adaptar los distintos tipos de liderazgo explorados anteriormente aquí

El entrenador del siglo XXI lleva a su equipo y aficionados a conectar con una visión, su visión. Para que el lider sea capaz de estimular la resonancia de un determinado grupo y cultura deportiva, los líderes emocionalmente inteligentes deben comenzar mirando en su interior y prestando atención a lo que piensan, sienten y experimentan con respecto a su grupo. Bien podríamos decir que este tipo de líderes funcionan como sismógrafos muy sensibles que permiten conectar con la visión ideal y la misión del equipo y perciben la diferencia existente entre lo que es y lo que podría ser. Y no estamos hablando aquí exactamente de la intuición, sino del uso de la inteligencia emocional para observar e interpretar los indicios más sutiles de lo que realmente está ocurriendo, lo cual nos transmite una información mucho más precisa que cualquier otro tipo de datos.

En resumen,  el entrenador del siglo XXI triunfará si desarrolla una toma de decisiones de forma democrática , es afiliativo, es decir, fomenta la unión del grupo y promueve el crecimiento tanto personal como profesional de cada uno de sus integrantes a la par que el del mismo y el del equipo. No se antoja tarea sencilla para el lider del grupo que tendrá que lidiar con mil problemas provenientes de 360 grados. Por tanto, un manejo de las capacidades de la inteligencia emocional facilitará su desempeño aunque tendrá que hacerlo con la ayuda de todos, recordando en su mente perpetuamente una frase celebre japonesa que ilustra a la perfección el liderazgo del entrenador del siglo XXI “ Ninguno de nosotros es tan inteligente como todos juntos “ 

7 Estrategias prácticas para la recuperación del futbolista

en METODOLOGÍA DE TRABAJO/PREVENCIÓN DE LESIONES
Estrategias clave en la recuperación del futbolista


1. RECUPERACIÓN ACTIVA 

La recuperación activa, también conocida como “enfriamiento activo” consiste en correr, andar en bicicleta o nadar a bajas intensidades por una duración de 15-30 minutos. Esta estrategia de recuperación a menudo se implementa en el fútbol profesional, ya que los resultados de numerosos estudios informaron que la recuperación activa, realizada entre 30% y 60% del consumo máximo de oxígeno y durando al menos 15 minutos, aumentó la eliminación de lactato en sangre o aceleró recuperación de pH  en comparación con la recuperación pasiva. 

Sin embargo, la eliminación de lactato no debe ser el criterio utilizado para evaluar la calidad de la recuperación. Una eliminación más rápida de lactato no implica necesariamente un mejor rendimiento durante el ejercicio posterior. En varios estudios dirigidos a comparar recuperaciones activas y pasivas, el rendimiento del ejercicio después de la recuperación activa no mejoró, a pesar de las menores concentraciones de lactato. Varios estudios han informado que la recuperación activa realizada inmediatamente después de ejercicios de alta intensidad altera significativamente la síntesis de glucógeno, especialmente en fibras musculares tipo I y no tuvo efectos en el patrón de recuperación de marcadores de rendimiento físico (es decir, salto, sprint de 20 m, flexión isocinética máxima de la rodilla y extensión), dolor muscular percibido y marcadores bioquímicos (es decir, CK, urea y ácido úrico ) . 

En resumen, actualmente no se cuenta con evidencia de que la recuperación activa mejora la recuperación entre las sesiones de entrenamiento y post partido en futbolistas. Sin embargo, es necesario especificar la importancia dada a este medio de regeneración en un nivel anecdótico por los entrenadores y los jugadores, ya que es una de las técnicas de recuperación más utilizadas en el mundo del fútbol.

2. ESTIRAMIENTO 

Los ejercicios de estiramiento se realizan por varias razones, incluida la mejora del rango de movimiento y la disminución de la rigidez musculotendinosa para evitar lesiones, así como para promover la recuperación. 

Los equipos de fútbol élite dedican una cantidad considerable de entrenamiento y tiempo de preparación de partido para estirar. Los clubes de la Premier inglesa asignaron casi el 40% del tiempo de entrenamiento total al entrenamiento de flexibilidad con estiramientos estáticos, la técnica más popular empleada, Además el 50% de los equipos de élite franceses utilizan actualmente el estiramiento como estrategia de recuperación. 

Sin embargo, no existe evidencia científica sustancial que apoye el uso del estiramiento para mejorar la recuperación posterior al ejercicio de los jugadores de fútbol. La evidencia actual sostiene que el estiramiento no es clínicamente valioso para reducir el dolor muscular en los días posteriores al ejercicio. El estiramiento después de un ejercicio excéntrico puede incluso dificultar el resultado del proceso de recuperación.

3. MASAJE Y VIBRACIÓN DE CUERPO ENTERO 

El masaje es una de las técnicas de fisioterapia más arraigadas en el ámbito de los deportes. Sin embargo, a pesar de ser una parte integral de los protocolos de recuperación en el fútbol, no hay evidencia científica que haya demostrado efectos a nivel fisiológico, aunque si apoya sus beneficios psicológicos con una relación positiva entre el masaje y el estado de ánimo. Además el masaje podría disminuir los síntomas subjetivos del dolor muscular de inicio tardío. 

Una posible ayuda de recuperación, actualmente en crecimiento en popularidad, es la aplicación de la vibración de cuerpo entero (WBV), sus principios fisiológicos son similares a los atribuidos al masaje como una técnica de recuperación. Se ha sugerido que WBV aumenta el flujo sanguíneo, y la reducción en las concentraciones de CK asociadas con la aplicación de la vibración y que podría ayudar a la recuperación muscular. 

La vibración de cuerpo entero es una técnica prometedora para aliviar los síntomas de dolor muscular, lo que a su vez permite a los jugadores ejercitarse con mayor frecuencia, lo que lleva a un aumento en el rendimiento deportivo a largo plazo. La evidencia sugiere que la terapia de vibración después del ejercicio, especialmente después de contracciones excéntricas, es beneficiosa, aunque se sabe poco sobre el momento de la aplicación de la terapia y como puede favorecer la aplicación en distinto timing sobre la recuperación del futbolista

4. ESTIMULACION ELÉCTRICA NEUROMUSCULAR 

La estimulación eléctrica neuromuscular se basa en la transmisión de impulsos eléctricos de baja frecuencia (1-9 Hz) a través de electrodos de superficie que estimulan periféricamente a las neuronas motoras, causando la contracción muscular. Se ha sugerido que el NMES podría ser beneficioso en procesos regenerativos debido al efecto de bombeo muscular, que podría acelerar la reparación de los tejidos como resultado de un aumento del flujo sanguíneo muscular, una reducción en el ácido láctico y la concentración de CK. Además podría tener un efecto analgésico. Sin embargo, existen pruebas limitadas sobre sus efectos para mejorar la recuperación cinética de la mayoría de las variables fisiológicas (fuerza, parámetros neuromusculares, etc.), para mantener el rendimiento atlético (salto vertical, sprints, etc.) o para reducir el índice subjetivo de dolor muscular. 

En términos prácticos, la estimulación eléctrica neuromuscular ofrece una estrategia de recuperación fácilmente aplicada, que puede tener una aplicación durante el sueño y el viaje en partidos fuera de casa. 

5. PRENDAS DE COMPRESIÓN. 

Las prendas de compresión funcionan aplicando una presión sobre las extremidades inferiores para aumentar el flujo sanguíneo femoral. El principio es aumentar la presión sobre el tobillo y disminuirlo en la mitad del muslo para mejorar el retorno venoso y así reducir la estasis venosa en las extremidades inferiores. Las prendas de compresión, especialmente para la parte inferior del cuerpo, se han vuelto cada vez más populares entre los practicantes de fútbol aplicados en un intento de acelerar la recuperación del entrenamiento y la competición. El veintidós por ciento de los equipos profesionales de fútbol franceses integran actualmente prendas de compresión en su protocolo de recuperación.

En un estudio reciente se ha encontrado (articulo) una reducción en la cantidad y la gravedad del daño histológico muscular debido a la disminución de la oscilación muscular, al efecto directo de la compresión en el músculo u otros factores (efecto térmico y retorno venoso)  Se demostró que las medias de compresión utilizadas antes del ejercicio, durante el ejercicio y después del ejercicio no tienen un efecto sobre los niveles de lactato en sangre, además de no mejorar la recuperación de la fuerza en los primeros 30 minutos. ( Articulo). Otro estudio tuvo como objetivo identificar los efectos de las prendas de compresión aplicadas después del ejercicio excéntrico, ( ejercicio predominante sobre las fibras musculares en fútbol ) sobre las DOMS ( dolor muscular de origen tardío ) y los marcadores inflamatorios. Este estudio mostró que las prendas de compresión reducían eficazmente las DOMS y mejoraban la función muscular. Sin embargo, los efectos de las prendas de compresión sobre la actividad de CK y los niveles de TNF-ɑ ( marcadores inflamatorios clave en el recuperación) no fueron estadísticamente significativos.

Si quieres conocer las conclusiones finales sobre las prendas de compresión las encontrarás en este artículo 

6. INMERSIÓN EN AGUA FRÍA 

La inmersión en agua fría ha sido reconocida como uno de los métodos de recuperación más utilizados en el fútbol. La temperatura del agua y la presión hidrostática han sido señaladas como los factores más relevantes sobre los beneficios regenerativos de este método. Los posibles cambios fisiológicos generados por esta estrategia de recuperación incluyen alteraciones en el líquido intracelular e intravascular, reducción del edema muscular, aumento de la respuesta cardíaca (sin aumentar el gasto de energía)  aumento del flujo sanguíneo, el posible aumento del transporte de nutrientes y eliminación de productos de desecho. También se han descrito otros posibles beneficios psicológicos, como el efecto analgésico, debido a cambios en la percepción del dolor o la reducción en la sensación de fatiga durante la inmersión.

Este método de recuperación también incluye efectos beneficiosos en la fuerza máxima, capacidad de salto, dolor muscular, recuperación subjetiva percibida, rigidez muscular y concentraciones de creatina quinasa (CK )

La evidencia en fútbol de la inmersión en agua fría demuestra tener un efecto positivo en el rendimiento muscular durante una recuperación a corto plazo. Se necesita más investigación en relación con el fútbol para especificar protocolos más homogéneos sobre la inmersión en agua fría que contribuyan a minimizar la deficiencia fisiológica y funcional asociada con el entrenamiento o la competición, aunque la mayoría de protocolos utilizados coinciden en una temperatura del agua entre 10–15 ° C  con una duración de entre  5–15 min. 

7. SUEÑO

Al jugar un partido de fútbol por la noche, los jugadores de fútbol de élite están sujetos a una alta carga de trabajo física y mental, además de un alto estrés emocional. Los horarios irregulares de sueño y vigilia influyen en la regulación homeostática y circadiana del sueño y, a su vez, en su calidad y cantidad. Las rutinas posteriores al partido (es decir, atención médica, estrategias de recuperación, comidas y el viaje de regreso) con frecuencia llevan a una hora de acostarse muy tarde, lo que también puede alterar la calidad y cantidad del sueño. La pérdida de sueño se asocia con reducciones en el rendimiento de resistencia, la fuerza máxima y el rendimiento cognitivo. También existen vínculos estrechos entre el sueño y el sistema inmunológico. 

A modo de mejorar la calidad y cantidad del sueño después de una mala noche, la estrategia de un siesta de 30 minutos en jugadores puede mejorar el estado de alerta y aspectos del rendimiento físico y mental. Otra estrategia para mejorar el rendimiento físico podría ser extender la cantidad de sueño durante varias semanas, esta estrategia podría contribuir  a mejorar el rendimiento deportivo, las habilidades técnicas, el tiempo de reacción y el cansancio durante el dia. 

 Otras recomendaciones para la inducción del sueño incluyen beneficiarse de un ambiente oscuro y silencioso al usar sombras y tapones para los oídos, escuchar música relajante y adoptar horarios regulares de sueño y vigilia.  A la inversa, el consumo de cafeína antes del partido para mejorar el rendimiento, el alcohol como un medio de celebración del partido y la hiperhidratación podrían provocar trastornos del sueño. 

En resumen, El sueño es una parte esencial de la gestión de la recuperación, ya que las perturbaciones del sueño después de un partido son comunes y pueden tener un impacto negativo en el proceso de recuperación. 

A groso modo, estas son las estrategias mas empleadas en la recuperación de los futbolistas, Si bien la importancia de aislar cada estrategia para determinar sus efectos en investigaciones futuras sigue siendo importante, también sería interesante analizar las interacciones potenciales entre las técnicas.  

Rey, Ezequiel & Padrón Cabo, Alexis & Barcala Furelos, Roberto & Casamichana, David & Romo-Perez, Vicente. (2016) recogen una propuesta practica de interacción de las diferentes estrategias de recuperación teniendo en cuenta la carga de partidos y el momento idóneo para aplicar estas técnicas. 

 

pastedGraphic.png

Rey, Ezequiel & Padrón Cabo, Alexis & Barcala Furelos, Roberto & Casamichana, David & Romo-Perez, Vicente. (2016)

 

pastedGraphic_1.png

Rey, Ezequiel & Padrón Cabo, Alexis & Barcala Furelos, Roberto & Casamichana, David & Romo-Perez, Vicente. (2016)

 

pastedGraphic_2.png

Rey, Ezequiel & Padrón Cabo, Alexis & Barcala Furelos, Roberto & Casamichana, David & Romo-Perez, Vicente. (2016)

Fuente:

1. Barcala-furelos R, Casamichana D, Rey E, Padro A. Practical Active and Passive Recovery Strategies for Soccer Players. 2016;(June 2018). 

2. Dupont G, Nédélec M, Mccall A, Berthoin S, Maffiuletti NA. FOOTBALL RECOVERY STRATEGIES. :20–7. 

3. Mccall A, Carling C, Ne M, Legall F, Berthoin S, Dupont G. Recovery in Soccer. 2013;9–22. 

4. Mccall A, Carling C, Legall F, Berthoin S, Dupont G. Recovery in Soccer. 2012; 

5. Ranchordas MK, Dawson JT, Russell M. Practical nutritional recovery strategies for elite soccer players when limited time separates repeated matches. J Int Soc Sports Nutr. 2017;14(1):1–14. 

0 0,00
subir arriba

fOLLOW
US

Contenido rápido y visual con rigurosidad

ÚNETE A NUESTRO CLUB.​

Consigue el Ebook gratuito para la planificación en prevención de lesiones que tu plantilla necesita.