CANSANCIO Y BAJADA DE RENDIMIENTO EN FÚTBOL

LOS 4 FACTORES CLAVES EN EL CANSANCIO DEL FUTBOLISTA

en METODOLOGÍA DE TRABAJO/PREVENCIÓN DE LESIONES

En el fútbol de élite, el número de partidos competitivos por temporada, incluidos los partidos nacionales, continentales e internacionales, es muy alto y ya solo la participación en un solo partido conduce a una fatiga aguda ( cansancio ) caracterizada por una disminución en el rendimiento físico en las siguientes horas y días.

Durante la temporada 2009-10 que finalizó con la Copa Mundial de la FIFA en Sudáfrica, varios jugadores españoles jugaron hasta 70 partidos competitivos a lo largo de la temporada, un quebradero de cabeza para el personal de los clubes que trabajan en la recuperación del futbolista y para el mismo futbolista que arrastra síntomas de fatiga en muchos momentos de la temporada.  Varios estudios informaron que se requieren más de 72 horas para alcanzar los valores previos al partido para el rendimiento físico, así como la normalización del daño muscular y la inflamación entre jugadores de élite de primera y segunda división.

Si hablamos de jugadores profesionales en los que su calendario competitivo está particularmente congestionado,  el tiempo de recuperación entre partidos dura 3-4 días, lo que puede ser insuficiente para restaurar la homeostasis normal en sus físicos. Como resultado, los jugadores pueden experimentar fatiga aguda y crónica que puede llevar a bajo rendimiento y / o lesiones. Varios estudios informaron sobre una tasa de lesiones 6,2 veces mayor en jugadores que jugaron dos partidos por semana en comparación con aquellos que jugaron solo un partido por semana.

Un partido de fútbol conduce a una disminución del rendimiento físico asociada con la alteración de los parámetros psicofisiológicos que progresivamente regresan a los valores iniciales durante el proceso de recuperación. En este post intentaremos esclarecer los parámetros que afectan a la disminución del rendimiento físico observada al final del partido y que involucran mecanismos del sistema nervioso central, sistema muscular y producción de energía.

1. Agotamiento de glucógeno. 

En un jugador de fútbol, el glucógeno muscular es probablemente el sustrato más importante, junto a la fosfocreatina para la producción de energía a alta intensidad, acciones características de un deporte intermitente como el fútbol. Se ha reportado que el sprint y la actividad de alta intensidad en el fútbol representan el 8-12% de la distancia de carrera total de un partido y son determinantes en el rendimiento y el objetivo del equipo, además la distancia cubierta en la segunda mitad es 5-10% menor que la cubierta en la primera mitad. Adicionalmente existe una disminución de distancia y acciones de alta intensidad al final de un partido que puede estar relacionada con el agotamiento de glucógeno en algunas fibras musculares. El tiempo que se necesita para la repleción de glucógeno muscular después de un partido de fútbol de alto nivel es de entre 2 y 3 días. La nutrición tiene un papel fundamental en la repleción de este glucógeno muscular, si quieres saber como repleciar estos depósitos visita el articulo de ingesta de carbohidratos en el futbolista  o el porque la nutrición potencia el rendimiento en el fútbol

2. Deshidratación 

El nivel de deshidratación depende de las condiciones climáticas y atmosféricas (clima, viento, temperatura, humedad y altitud).  Un balance de fluidos negativo es una característica común observada después de los partidos de fútbol provocando la pérdida de más del 2% de la masa corporal inicial. Aunque la deshidratación moderada no afecta el rendimiento anaeróbico, la capacidad técnica o el rendimiento cognitivo, la rehidratación parece ser un factor determinante durante el proceso de recuperación posterior al partido, ya que la pérdida de volumen de fluido intracelular reduce las tasas de síntesis de glucógeno y proteína, procesos que si afectan a la recuperación del futbolista.

Días de mucho calor y/o humedad pueden provocar una perdida mayor del 2% de la masa corporal pudiendo afectar directamente al rendimiento aeróbico y anaeróbico en el futbolista, por lo que la hidratación en estos días seria un factor clave durante y post partido para evitar la fatiga.

3. Daño muscular

Durante un partido de fútbol, las actividades intensas, como los sprints con distancias cortas, la desaceleración para detenerse o cambiar de dirección, disparar, saltar etc… se realizan repetitivamente. Estas actividades involucran muchas contracciones musculares excéntricas y tienen el potencial de inducir daño muscular. De hecho, los cambios en la dirección, las aceleraciones y las desaceleraciones son particularmente perjudiciales para los músculos.

El daño muscular se caracteriza por una disminución temporal de la función muscular, un aumento de las proteínas intracelulares en la sangre, un aumento del dolor muscular y un aumento de la hinchazón del grupo muscular involucrado. En consecuencia, los siguientes marcadores principales se utilizan actualmente para estudiar el daño muscular: fuerza máxima de contracción voluntaria, marcadores sanguíneos como la creatina quinasa (CK) y las concentraciones de mioglobina, reducción del rango de movimiento e hinchazón.

En resumen, la repetición de cambios de dirección, aceleraciones y deceleraciones a lo largo de un partido de fútbol induce daño muscular que conduce a una marcada respuesta inflamatoria y estrés oxidativo regulado al alza durante la recuperación. Cualquier retraso en la reparación del daño muscular puede afectar adicionalmente el resultado de varios mecanismos que tienen lugar durante la recuperación. Como consecuencia, es probable que el daño muscular sea un factor importante a considerar en un intento de explicar la fatiga del partido post-fútbol.

4.Fatiga mental 

Participar en un partido de fútbol conduce a una perturbación fisiológica pero también induce estrés psicológico en los jugadores debido a la necesidad de concentración sostenida, habilidades perceptivas y toma de decisiones combinadas con la presión del oponente durante el partido. El entorno de juego cambia constantemente, los jugadores deben recoger información sobre el balón, sus compañeros y oponentes antes de decidir sobre una respuesta adecuada basada en los objetivos actuales (por ejemplo, estrategia, táctica) y las limitaciones de acción (por ejemplo, habilidad técnica). , capacidad física). Trabajar en tareas cognitivamente exigentes durante un tiempo considerable a menudo conduce a la fatiga mental, que puede afectar el rendimiento.

El inconveniente y el estrés del viaje es otro factor que puede aumentar la fatiga mental en los jugadores. Los efectos perjudiciales reportados del viaje en el rendimiento deportivo en equipo pueden explicarse por la interrupción de los ritmos circadianos (desfase horario o llegada durante la noche) y / o el proceso de viaje, junto con el estrés asociado, movimiento restringido, entorno para dormir desconocido. llevando a trastornos del sueño. Cuando la lista de partidos competitivos está congestionada, puede que no haya suficiente tiempo entre partidos para que los participantes recuperen sus recursos psicológicos, lo que puede conducir a la falta de motivación y agotamiento mental.  El resultado del partido (ganar contra perder) también puede influir en el estado de ánimo y afectar la fatiga mental después del partido.

No obstante, se necesita ahondar un poco más en estudios más específicos, sobre la fatiga mental y el rendimiento en el futbolista.

En resumen:

La fatiga post-partido tiene muchas causas potenciales: deshidratación, agotamiento de glucógeno, daño muscular, fatiga mental en el siguiente post sobre la fatiga en el futbolista intentaremos revisar las estrategias físicas pueden aplicar en el equipo para reducir la fatiga y mejorar su recuperación.

Fuente:

1. Ranchordas MK, Dawson JT, Russell M. Practical nutritional recovery strategies for elite soccer players when limited time separates repeated matches. J Int Soc Sports Nutr. 2017;14(1):1–14.

2. Mccall A, Carling C, Legall F, Berthoin S, Dupont G. Recovery in Soccer. 2012;

3. Mccall A, Carling C, Ne M, Legall F, Berthoin S, Dupont G. Recovery in Soccer. 2013;9–22.

4. Dupont G, Nédélec M, Mccall A, Berthoin S, Maffiuletti NA. FOOTBALL RECOVERY STRATEGIES. :20–7.

5. Barcala-furelos R, Casamichana D, Rey E, Padro A. Practical Active and Passive Recovery Strategies for Soccer Players. 2016;(June 2018).

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Latest from METODOLOGÍA DE TRABAJO

0 0,00
subir arriba

fOLLOW
US

Contenido rápido y visual con rigurosidad

ÚNETE A NUESTRO CLUB.​

Consigue el Ebook gratuito para la planificación en prevención de lesiones que tu plantilla necesita.