Como crear tareas en el entrenamiento de Fútbol.

en METODOLOGÍA DE TRABAJO/TÁCTICA

¿Como aumentar o disminuir la dificultad de las tareas de entrenamiento?

Las tareas en el entrenamiento son el lenguaje del entrenador para poder transmitir y producir cambios a nivel individual y colectivo sobre los sujetos con los que trabajamos. 

Uno de mis profesores en la universidad siempre decía, que las mayores herramientas que tenemos como entrenadores son la palabra y los tareas de entrenamiento. Y no le faltaba razón tras años de práctica. 

Las tareas dentro del entrenamiento son las herramientas con las que trabajamos; las herramientas con las que damos forma a las planificaciones anuales y mensuales; las herramientas para conseguir objetivos. 

Por eso, parece claro que debemos tener claro como desarrollar tareas que potencien el aprendizaje del futbolista y que muestre los comportamientos que nosotros deseamos que se produzcan. 

Sin embargo, esto es en lo que se la gran mayoría de entrenadores presentan problemas, ya que las tareas no son reflejo de una búsqueda de objetivos concretos para nuestro equipo.

En la mayoría de los casos son tareas de copia y pega  tomadas de entrenadores de elite que hemos visto en algún video o en algún libro y que seguramente no se adapten, ni sean especificas para nuestro equipo, ni modelo de juego. 

Quiero que pienses esto:

 Una tarea de 4×4 con multitud de condicionantes que podemos encontrar en algún video del Cholo Simeone con jugadores PROFESIONALES ¿Puede ser igual de válida para nuestro equipo de jugadores de 15 años que no han desarrollado aun ciertas capacidades tácticas? Espero que tu respuesta sea no. 

Hemos visto ya en el articulo sobre el Profe Ortega, como las tareas deben ser herramientas especificas y no generales, y por lo tanto esa tarea de 4×4 con 15 condicionantes tácticoss no sea la más adecuada para nuestro equipo y lo más probable es que produzca ansiedad tanto al entrenador como a los jugadores. 

Por lo tanto, si queremos resultados específicos, debemos crear situaciones especificas. Esto quiere decir no copiar situaciones generales para nuestro modelo. 

De esto hablaremos en este artículo, acerca de cómo crear tareas que se adecuen a nuestro equipo y jugadores, para poder sacar el máximo beneficio a cada tarea y conseguir el resultado deseado. 

Demandas perceptivas de una tarea

Las demandas perceptivas de una tarea son todos aquellos elementos que modifican una tarea y engloba los aspectos que pueden ser modificados para buscar uno u otro objetivo. En este sentido, podemos variar diversos elementos para dificultar o facilitar una tarea determinada. 

De esta manera encontramos que los componentes que pueden ser modificados en una tarea son:

  • Numero de jugadores que compone una tarea. 
  • El Tamaño de las tarea en cuanto a dimensiones se refiere.
  • Movilidad que se le permita a los jugadores en las zonas. 
  • La Distancia que recorren los jugadores en una tarea. 
  • La Duración de las tareas en cuento a tiempo y recuperaciones
  • La Posición en la que se situé a los jugadores
  • La luminosidad que se le de a la tarea. 

Como vemos, existen muchas variantes que harán que una tarea sea encaminada hacia un objetivo u otro, ya sea en aspectos físicos, tácticos o psicológicos. 

Una misma tarea podrá ser similar a otra, en cuanto a número de jugadores, espacio y duración, lo que seguramente tendrá un mismo efecto en la condición física. 

Pongamos por caso una tarea de 4×4 con 50×30 metros con 5 minutos de duración. 

Esta misma tarea realizada con los jugadores jugando en su posición habitual (o NO), en condiciones de poca visibilidad (jugar o no con petos de colores) y con movilidad reducida, será muy diferentes a otra en la cual los jugadores se muevan de forma libre, los equipos estén bien identificados y tengan capacidad para moverse por todo el espacio. Todo dependerá del objetivo que le queramos dar a dicha tarea. 

Umbral operante de la tarea

El umbral operante de la tarea hace referencia a la capacidad de tolerancia de la misma por parte del ejecutante, es decir, la manera en que se percibe una tarea por parte del jugador y la capacidad que tenemos como entrenadores para manipular esta tarea y por tanto su percepción. 

En este sentido hablamos sobre la generación de ansiedad en una tarea o no. Por eso debemos tener en cuenta en que punto se encuentran nuestros jugadores y plantear una tarea en función de si queremos aumentar el RETO o la HABILIDAD. 

  • Si queremos aumentar la habilidad, debemos ser capaces de aumentar de forma progresiva la dificultad de una tarea para que el jugador se vea capaz de realizar esta misma. 
  • Si queremos amentar el reto, debemos aumentar la dificultad para poner a prueba las habilidades del jugador o de los jugadores. 

Generalmente lo recomendable es aumentar las habilidades del jugador y dotar de herramientas para que se sienta seguro y posteriormente plantearles un reto para que sea capaz de ponerse a prueba con las habilidades aprendidas. 

¿De que nos sirve esto en la practica?

 Pues bien como hemos dicho antes, las tareas no solo sirven para mejorar la condición física, sino que sirven principalmente para implantar o mejorar comportamientos que nosotros buscamos en el juego. 

Ante situaciones en las que el equipo esta tocado psicológicamente por una mala racha de partidos, será recomendable plantear tareas de menor dificultad con el principal objetivo de aumentar la confianza en sus propias habilidad así como también sumar y dotas de nuevas habilidades a estos jugadores para enfrentar retos que se encontrarán en la competición. 

En este caso, plantear retos difíciles lo único que producirá serán ansiedad y falta de confianza si las tareas no no son ejecutadas de forma correcta. 

Por otro lado en equipos con una alta confianza en sus habilidades como individuos y colectivos, será recomendable plantear retos que hagan mejorar las habilidades que ya tienen de forma que se produzca una mejora de los comportamientos ya adquiridos. 

La inclusión de dificultad o la disminución de ella en las tareas será una de los factores que debemos tener en cuenta siempre según el estado de cada equipo en cada momento de la semana.

¿Como incrementar o reducir la dificultad de las tareas? 

Para incrementar o reducir la dificultad de una tarea debemos tener en cuenta como estructurar una tarea. 

En primer lugar debemos identificar un objetivo primario y algunos segundarios. En segundo lugar identificar los comportamiento núcleos de las tareas o añadir diversas subtareas antes, después o en los dos momentos. 

La tarea núcleo será la tarea que queremos que nuestro jugador o jugadores realicen de forma correcta y las subtareas serán condicionantes que colocaremos al principio o al final (o al principio y al final) para facilitar o reducir la dificultad de la misma. 

Como vimos antes, todo dependerá de la situación. 

  • Si se quiere reducir la dificultad se debe simplificar o reducir  el número de tareas, no modificar la tarea núcleo.
  • Si la tarea resultad fácil y se quiere aumentar la dificultad, se deben incrementar el numero de subtareas. 

Veamos un ejemplo para terminar. 

Pongamos por caso que en la tarea que teníamos antes de 8×8 de 50×30 con 5 minutos de duración.

El objetivo es buscar la movilidad rápida de balón y la movilidad de los jugadores. 

De esta manera la tarea núcleo será que consigan realizar 10 pases de forma seguida. 

Este objetivo puede facilitarse o dificultarse de la siguiente manera:

  • Hacer 10 pases permitiendo que el equipo contrario pueda llegar a tocar el balón hasta 2 veces, de manera que se sigan contando los pases (tarea facilitadora). 

Añadir dificultad:

  • Hacer 10 pases sin que ningún jugador contrario toque el balón. 
  • Empezar a contar los pases cuando el jugador comodín de el primer pase  + Hacer 10 pases 
  • Empezar a contar los pases cuando el jugador comodín de el primer pase  + Hacer 10 pases + el jugador comodín debe tocar el balón 3 veces durante los 10 pases. 

Como vemos existen multitud de ejemplos para modificar una tarea. Todo dependerá del objetivo que tengamos con nuestro equipo y del punto emocional y psicológico en el que estemos.

Ahora te toca a ti crear tus propias tareas. 

6 Comments

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*