in ,

Claves para lograr el compromiso en un equipo de fútbol

Si resulta complicado que todos los miembros de un equipo compartan el mismo fin, aún es más difícil que todos pongan lo mismo para conseguirlo, se sacrifiquen igual y se esfuercen de la misma manera en pos de los fines colectivos.

Debemos de ańadir a la ecuación,  el tópico que dice: “el jugador es egoísta por naturaleza“. Debemos de admitir que la frase tiene su parte de razón. Pero no solo el jugador, si no que en su globalidad el ser humano tiende a buscar su propio beneficio, ignorando, consciente o inconscientemente, si el resto sale perjudicado. 

Pep Marí cuenta en su libro “ liderar equipos comprometidos “ que cuando Pep Guardiola recibió la llamada del primer equipo se encontró con una herencia de Frank Rijkaard en la que el nivel de compromiso estaba dividido en tres niveles distintos: De los que se dejaban la piel en el campo hasta los que iban a medio gas. Pep Guardiola y su pasión ( y trabajo ) desde el primer minuto cambiaron esa dinámica. Hubo bajas de jugadores importantes que en ese momento la prensa no entendió pero que a largo plazo le daría la razón al técnico catalán. Este fue uno de los principales méritos de Guardiola, más allá de los títulos y de los récords que logró.

El entrenador tiene que tener muy en cuenta, que el compromiso se contagia, tanto para bien como para mal. Aquellos que más se esfuerzan pronto dejarán de hacerlo al ver que se han quedado solos. A ningún entrenador le interesa que se generen conflictos interpersonales en un equipo de fútbol. Por ende el trabajo de la socioafectividad es importante por parte del entrenador.

Conseguir el compromiso de todos, no solo hará que paren las disputas internas en el vestuario si no que aumentará su cohesión y su confianza. La confianza entre los integrantes de un colectivo es lo que marcará la diferencia entre un equipo medio y un equipo ganador.

En la teoría, conseguir el compromiso de los integrantes parece fácil. Pero lidiar con el día a día y mantener al equipo unido requiere hilar muy fino con el grupo de personas. Existen una serie de estrategias prácticas que se pueden utilizar para conseguir que el barco vaya en la misma dirección: 

1. Consensuar el nivel de compromiso:

El entrenador a comienzo de la temporada, puede reunir al grupo y preguntar de forma transparente y delante de todos cuales son los objetivos que espera cada miembro del grupo, intentar llegar a un acuerdo democrático sobre el objetivo y lo más importante poner sobre la mesa el precio que va a costar conseguir ese objetivo. Dias de entrenamiento, nutrición, recuperación por cuenta ajena, entrenamiento en casa etc..  Solo si los jugadores aceptan conscientemente el precio lo pagarán y lo mantendrán a lo largo de la temporda. 

2. Agrupar por nivel de compromiso

Esta claro que no podremos desde el primer momento mantener el compromiso de todos al  100% pero lo que si podemos hacer es diferenciarlos y premiar a los que mayor compromiso tienen. Finalmente los más rezagados en cuanto a compromiso se contagiaran de los que son premiados e intentaran buscar esas recompensas que el entrenador ha propuesto. Conseguiremos que el compromiso se contagie para bien. 

3. Liderar a personas para cohesionar al grupo. 

El entrenador debe hacer sentir a cada miembro del grupo como un superhéroe, cada miembro del equipo debe sentirse importante y a ser posible el entrenador debe delegar tanto como sea posible hasta que cada miembro sea líder en si mismo. Solo así el equipo se retroalimentará y cada miembro satisfará una necesidad de otro. 

4. Guíar hacia el máximo rendimiento. 

El objetivo es crear un ambiente de trabajo que favorezca el aprendizaje y el rendimiento. El grupo  entrará en un circulo de crecimiento en todos los niveles que a medio y largo plazo traerá resultados. El entrenador debe guíar este proceso y permitir el desarrollo de todos sus integrantes. Cuando el equipo alcance el alto rendimiento se mantendrá unido, comprometido y con una filosofía similar, ya que se ha vivido el proceso desde sus comienzos. Un claro ejemplo de liderazgo guía es la masía donde se forma a las jóvenes promesas desde muy temprano hasta llegar al primer equipo del Barcelona aplicando la misma forma de trabajo y filosofía desde la cantera. 

Todas estas estrategias son aplicables por el entrenador en la práctica y necesitan de un cuidado diario al igual que una planta va creciendo día a día. El entrenador debe mantener a sus pupilos óptimos para el rendimiento y para ello necesita liderar correctamente al grupo y estar preparado para cuando el equipo necesite de su intervención. Termino por definir el liderazgo hacia el compromiso con una cita de Antoine de Saint-Exupéry, el autor de El Principito, que dice así: 

«Si quieres construir un barco, no empieces por recolectar madera, dibujar los planos o repartir el trabajo entre los hombres. Comienza por inculcar en los hombres el anhelo de mar libre y ancho».

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Gabriel Penelas

Written by Gabriel Penelas

Gabriel Penelas, es graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Posee un Master en nutrición clīnica y nutrición deportiva por la Universidad Isabel I y ha realizado un Master en Coaching Personal en Euroinnova Business School.

Ha trabajado con equipos de élite como el primer equipo de la UD Almería y Helvecia Futsal de Londres.

What do you think?

8 points
Upvote Downvote

El director metodológico en un club de fútbol

Ivan cruz entrevista efficientfootball

Charla sobre prevención y recuperación. Iván Cruz, readaptador del Rayo Majadahonda.