el entrenador líder

El liderazgo del entrenador. 4 claves para ser mejor líder

en COACHING/LIDERAZGO

 

Saber liderar en los equipos de fútbol actuales no es fácil. El  liderazgo del entrenador de fútbol es fundamental para llevar a los equipos a los objetivos marcados. En este artículo te damos 4 claves para ser mejor líder. La gestión de equipos y el saber sacar las mejores cualidades de un grupo han sido facetas que siempre han caracterizado a lo mejores entrenadores. Sobre todo en aquellos deportes en los que el número de jugadores es elevado, como es el caso del fútbol.

Esta habilidad de gestionar grupos es una de las más valoradas hoy en día en el rendimiento deportivo.

¿Que es el liderazgo del entrenador?

Al margen de aspectos táctico, técnicos o conocimientos teórico – prácticos del deporte en cuestión, la psicología aplicada a cada grupo de personas parece ser el salto de calidad que diferencia actualmente a los grandes entrenadores. Claros ejemplos los tenemos en Guardiola, Zidane, Mouriño, Bielsa o Simeone, entre otros. Seguramente su labor emocional y psicológica con cada uno de los grupos con los que trabajan, han marcado la pauta en su forma de entrenar.

Si bien es cierto que estar mejor  preparados a nivel teórico y práctico nos da mucha seguridad, podríamos considerar que muchos entrenadores de primera y segunda división están mas capacitados  que los mencionados anteriormente.  Si me permiten la licencia, creo que la principal diferencia está en como se transmite este conocimiento a los jugadores.

La forma en que transmitimos el mensaje, en la forma que hacemos parte de esos conocimientos a un grupo de jugadores, marca mucho la tendencia de cómo llevaremos un grupo a lo largo de una temporada.

Este componente, el liderazgo, es algo que los equipos de hoy en día tienen muy en cuenta. Basta con ver el cambio constantes de entrenadores que se produce en primera y segunda división. Esto no atiende a un trabajo bueno o malo (creo que no se  puede evaluar el trabajo de alguien en unas semanas o meses), sino que atiende meramente a la búsqueda de un shock emocional o un revulsivo psicológico que cambie la dinámica dentro de un grupo.

La psicología del deporte nos aporta muchos conocimientos del comportamiento humano.  Estos conocimientos nos permitirán mejorar el rendimiento deportivo de nuestro equipo.

¿Entrenador líder o jefe?

En los últimos años se ha estudiado dentro del ámbito empresarial, la diferencias entre un líder y un jefe. A pesar de que en el fútbol no hay una diferencia tan clara entre lo que es un líder y un jefe si que podemos definir algunos aspectos que los futbolistas desean tener en un entrenador líder (artículo)

Debemos entender que un líder es aquella personas que guía a un grupo hacia la consecución de un objetivo común.

Busca aprovechar al máximo las capacidades individuales y grupales de un grupo humano. Este líder no pretende mandar ni imponer ideas. Pretende que por su experiencia y conocimiento se marque el camino que un grupo debe seguir.

A nivel general el tipo de entrenadores que nos podemos encontrar es:

  1.   Autoritario
  2.   Participativo
  3.   Permisivo

En boca del propio Guardiola, existen tres tipos de entrenadores:

    • El H de P, pongámosle técnicamente el autoritario o autocrático.
    • El amigo, el que se va de copas con los jugadores.
  • El que pide respeto, intensidad, concentración, esfuerzo, etc.

Este tipo de personalidades no son exclusivas. Muchas características de estos se mezclan y entrelazan en función de la personalidad de cada persona.

Para entender  los aspectos que mas podríamos destacar dentro de un líder, tomaremos  como referencia a Alex Gordillo. Encontramos que los futbolistas desearían que el entrenador tuviera las siguientes características:

  1. Hable poco (lo indispensable)
  2. Tenga Sentido del humor
  3. Demuestre un trato  individualizado
  4. Demuestre Competencia técnica
  5. Controle al grupo

Puntos clave del líder

Estos aspectos parecen ser claves desde las perspectiva de los futbolistas y además debemos tener en cuenta otros no menos importantes como:

Cuidar la apariencia

Un aspecto cuidado, desde el físico, a la manera de vestir (adecuándose al entorno). Son aspectos que subconscientemente llegan al futbolista y que dan una imagen de lo que queremos transmitir desde un primer momento.

Estar en buena forma física y de salud, así como vestir de la forma adecuada en cada momento son puntos positivos que ayudan a nuestra imagen. En los ultimo años hemos asistido a un cambio bastante significativo de la imagen que proyectan los entrenadores. Quedan en evidencia aquellos que todavía están fuera de forma, continúan fumando en banquillos o propinan insultos mas que dirigen (tal vez sea un modelo mas amateur y de base, pero incluso dentro de estas ligas sigue siendo un modelo de entrenador obsoleto).

Ser referencia del grupo y adecuarse a las características y cualidades del grupo

La imposición de ideas de juego y formas de entrenar por la fuerza o sin adecuarse a lo que el futbolistas puede dar, es una tarea poco eficiente y agotadora. Anteponer  ideas o tratar de hacer funcionar modelos de juego que no se adecuan a lo que nuestros futbolistas solo dará malos resultados a corto plazo. Xabi Alonso declaro en alguna ocasión sobre Guardiola: ‘’Guardiola no impone su filosofía, nos convence con ella’’.

Tener ideas claras de juego y tener nuestro propio modelo de juego es necesario. Siempre debe ser acorde al grupo y a los jugadores que tenemos, es decir adaptable y moldeable, y no solo a los jugadores, sino  la cultura, historia, estructura y objetivos del club, sistemas de juego, etc.

En este sentido Xavier Tamarit hace una buena propuesta y explica de forma clara como la idea de juego debe ser adaptable a estos factores que condicionan de gran manera la forma de entender el fútbol.

Tener claros los valores que transmitimos.

El ser justos a la hora de tomar decisiones, así como tener una vara de medir igual para todos. Tanto a la hora de castigar, dejar fuera a un jugador o dar más o menos minutos, es algo que debemos tener en cuenta, sobre todo cuando nuestra labor se aleja mas del rendimiento.

Esto no significa que todos los jugadores deban ser tratados igual, sino justamente lo contrario, puesto que cada jugador es diferente, debe ser tratado de forma diferente, pero siempre de forma justa. ‘’No todos son iguales’’ decía Pep.

“SIEMPRE NOS HABÍAN DICHO “NO, ES QUE TODOS SOIS IGUALES”, EL ENTRENADOR, “PARA MI TODOS SOIS IGUALES”, Y ES LA MENTIRA MAYOR QUE EXISTE EN EL DEPORTE. NO TODOS SON IGUALES, NI TODOS TIENEN QUE SER TRATADOS IGUAL.” PEP GUARDIOLA.

En el alto rendimiento pueden existir otros aspectos que condicionen esto (como presiones externas de directivas, ventas de jugadores, etc.). Pero cuando más nos acercamos al fútbol base y al fútbol menos profesional, estos aspectos cobran un papel fundamental.

En este artículo hablamos sobre el modelo motivacional para los futbolistas.

Comunicación

Hemos comentado anteriormente, tener un vasto conocimiento de fútbol y no saber transmitirlo es tal vez el aspecto que diferencia a los grandes entrenadores.

No nos referimos a soltar a nuestros jugadores todo lo que sabemos, sino darles el mensaje que ellos necesitan (ni menos, ni más información de la necesaria). En el momento adecuado y sabiendo a quien se lo decimos (no todos los jugadores son iguales recordemos).

Podemos describir algunas características, nuevamente del profesor Alex Gordillo que pueden ser de ayuda a la hora de transmitir un mensaje de forma eficaz a nuestros jugadores:

–               Asumir los mensajes como propios. Dar mensajes o información que ni nosotros mismos nos creemos, genera desconfianza.

–               No dar demasiada información (no abrumar al jugador). La información debe ser clave y eficaz.

–               Saber dar los mensajes en el momento adecuado. Dar una corrección sobre un entrenamiento de hace tres días no tendrá demasiada influencia sobre el error como si la diéramos en el momento que el jugador puede corregirla.

–               Controlar el tono: Dar correcciones en un tono adecuado,  es vital para evitar roces o malas contestaciones. Un tono de critica constructiva en vez de reproche siempre será mejor.

–               Adecuar el mensaje en función de donde estemos. Intentar corregir o abrumar al jugador en un partido, donde hay demasiado aspectos que distraen no producirá ningún efecto y distraerá más al jugador en la competición.

Resumen

Saber liderar es un rasgo que muchos tienen en su propia personalidad, pero la gran mayoría de los aspectos que componen estas características, son aspectos que como entrenadores podemos controlar y trabajar, y no dependen exclusivamente de aspectos externos. Saber llegar a nuestro jugadores y saber transmitir nuestro mensaje ayudará a generar un clima de trabajo agradables, donde todos los integrantes de un equipo, entrenadores y jugadores, lleguen a los objetivos marcados.

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Latest from COACHING

0 0,00
subir arriba

fOLLOW
US

Contenido rápido y visual con rigurosidad

ÚNETE A NUESTRO CLUB.​

Consigue el Ebook gratuito para la planificación en prevención de lesiones que tu plantilla necesita.