compromiso en un equipo de fútbol

¿Foam roller en fútbol? Que dice la última evidencia científica

Foam Roller en fútbol, ese magnífico accesorio que todos los clubes, e incluso, todos los jugadores tienen en su poder, por su gran utilidad, por su practicidad, por su facilidad a la hora de usarlo, pero… ¿realmente es tan útil cómo nos pensamos? Y lo que es más importante, ¿lo estamos usando de forma correcta?

Estamos acostumbrados a ver el foam roller en fútbol, generalmente, al final de las sesiones, con jugadores cansados, exhaustos y caras de entre dolor y alivio. En el mejor de los casos, los veremos al principio y al final de la sesión, pero ¿por qué?, ¿para qué? Pues para realizar la supuesta “liberación” miofascial, y digo supuesta porque de acuerdo con Lucas et al. (2009) esto no sería más que un placebo, ya que, para conseguir un efecto liberador sobre la fascia que envuelve al musculo, las fuerzas Newton que deberíamos de aplicar son muy superiores a las que las personas pueden aplicar por si mismas con el peso corporal. Por lo tanto, ¿podemos hablar de liberación miofascial con foam roller en fútbol? No, lo correcto sería hablar de masaje miofascial. Sí que es cierto, de acuerdo con una revisión bibliográfica de D.G. Behm y J. Wilke (2019) que existe dicho placebo y se produce cierta reacción analgésica, debido a la sensación de alivio que nos produce pasar el foam roller en fútbol por la musculatura fatigada, pero debemos de ser conscientes, si lo utilizamos al final de la sesión, que no será más que eso, un placebo.

Por el contrario, ¿qué pasa si lo utilizamos previamente a la sesión? Desechado el término “liberación miofascial” y adoptado el término “masaje miofascial” D.G. Behm y J. Wilke (2019) podemos afirmar que, el masaje miofascial, sí tiene un efecto positivo sobre el ROM, al igual que sobre la activación muscular, Rozenfeld (2017) y por lo tanto puede formar parte de una efectiva rutina de activación previa a cualquier sesión, ya que, al contrario que los estiramientos pasivos, que provocan una pérdida de la capacidad elástica muscular, el uso de foam roller también favorece la transmisión de fuerza a través de la estimulación que se realiza del tejido blando. Concretamente, lo más adecuado no sería emplear el foam roller al final del calentamiento, sino más bien al inicio, ya que Heiss et al. (2019) comprobaron que después de una estimulación con foam roller de 45 segundos disminuía la rigidez entre un 15 y un 24%, pero que 10’ después de dicha estimulación fueron mayores que inmediatamente, por lo tanto, si hacemos una estimulación miofascial al inicio del calentamiento, de cara al final de calentamiento y el inicio de la sesión deberíamos de estar obteniendo las mayores mejoras de rendimiento.

Foam roller en fútbol

En resumen:

  • No existe, porque no es posible, la liberación miofascial con propio peso corporal.
  • Sí existe una disminución de la percepción de dolor post sesión, asociado, sobre todo,a un efecto placebo.
  • El MASAJE o ESTIMULACIÓN miofascial pre-sesión aumenta el ROM y mejora la activación muscular
  • Las mayores mejoras aparecen 10’ después de la estimulación

Por lo tanto, concluimos afirmando que, en una correcta rutina de calentamiento se debería de incluir tanto trabajo de movilidad, como de estimulación miofascial con foam roller en fútbol

A modo de curiosidad, comentar que, según las últimas publicaciones, parece ser que no importa tanto el hecho de ¿Dónde aplicamos el trabajo de movilidad?, debido a que dicho trabajo produce una estimulación a nivel del sistema nervioso central (SNC) que hace mejorar el ROM general de todo el cuerpo, Wilke et al. (2019).

Aun así, el número de ensayos publicados que lo evalúan es demasiado pequeño para sacar conclusiones definitivas respecto a una posible mejora general de la movilidad, trabajándola en una sola zona.

BIBLIOGRAFIA

Jan Wilke · Anna‐Lena Müller · Florian Giesche · Gerard Power · Hamid Ahmedi · David G. Behm. Acute Effects of Foam Rolling on Range of Motion in Healthy Adults: A Systematic Review with Multilevel Meta‐analysis. Sports Medicine. 2019. https://doi.org/10.1007/s40279- 019-01205-7

Wilke J, Niemeyer P, Niederer D, Schleip R, Banzer W. Influence of foam rolling velocity on knee range of motion and tissue stiffness: a randomized, controlled crossover trial. J Sport Rehabil. 2019. https://doi.org/10.1123/jsr.2018-0041

David G. Behm · Jan Wilke Do Self‐Myofascial Release Devices Release Myofascia? Rolling Mechanisms: A Narrative Review. Sports Medicine. 2019. https://doi.org/10.1007/s40279-019- 01149-y

Lucas N, Macaskill P, Irwig L, Moran R, Bogduk N. Reliability of physical examination for diagnosis of myofascial trigger points: a systematic review of the literature. Clin J Pain. 2009;25(1):80–9. https://doi.org/10.1097/AJP.0b013e31817e13b6

Heiss RMI, Huettel M, Lutter C, Forst R, Hoppe M, Freiwald J, Roemer FW, Hotfiel T. Evaluation of tissue stiffness in athletes with different experience in foam rolling assessed by acoustic radiation force impulse elastography. Semin Musculoskel Radiol. 2019;23:1–6. https://doi.org/10.1055/s-0039-1687708

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email