formación futbol base

¿Formación o resultado?

en CANTERA/OPINIÓN/TECNIFICACIÓN


Inconscientemente, el fútbol base se ha convertido en un acopio de entrenadores. Utilizo dicho término, ya que, cuando hablo de fútbol formativo, no me gusta hablar de entrenadores sino de formadores, educadores.

Todos los avances realizados, la formación que han adquirido los distintos profesionales para poder ejercer esta función, los medios de los que disponemos en la actualidad, la materia prima en sí…Todo ello se va poco a poco disolviendo por un único motivo : elEGOCENTRISMO de los entrenadores.

Cada fin de semana dedico parte de mi tiempo a ver partidos de fútbol 8, biberones, benjamines, alevines…El resultado es prácticamente el mismo cada sábado y domingo.: Entrenadores que se pasan 50 minutos gritando a los niños, hablándoles de malas formas cuando fallan, buscando la victoria, sin importar el cómo, no teniendo en cuenta que en el fútbol base no se debe seguir a Maquiavelo “el fin justifica los medios”. Desde que comienza el partido, niños que tan solo juegan 2 minutos, o incluso menos; malas conductas hacia el árbitro, hacia jugadores o hacia los entrenadores/formadores del equipo contrario…

En definitiva, una acumulación de errores humanos que poco a poco van desvirtuando el fútbol por la simple razón de lograr objetivos personales, trofeos o victorias insignificantes, no importando el daño moral y deportivo que se pueda haber ocasionado a los críos. Todo, con un único lema en su cabeza:

GANAR, GANAR, GANAR Y VOLVER A GANAR.

Lo más sorprendente es que muchos son conscientes de que están realizando mal su labor, pero aún así osan presumir de las ligas que han conseguido, de las decenas de torneos que han ganado, de que “sus” equipos son muy goleadores… Pero no se dan cuenta del hecho de que cuando llega la etapa de infantil/cadete/juvenil un porcentaje muy elevado de chicos han perdido lo más importante : el interés por seguir JUGANDO AL FÚTBOL.

Pero, de las cosas malas, siempre se sacan otras positivas.

Sin embargo, aún hay esperanzas. Sigue habiendo muchos formadores que son conscientes del trabajo que deben realizar en función de la edad de los niños, de la categoría; sigue habiendo, chic@s que planifican sus temporadas para que todo vaya de la mejor forma posible, que conocen los pasos a seguir y los llevan a cabo, dando prioridad a la enseñanza y no al resultado; gente que no busca la victoria a cualquier precio. Al fin y al cabo, formadores que empatizan con los niños y hacen que éstos sean parte del juego. Y sobre todo, todavía quedan es@s personas que son capaces de hacer ver a los muchachos que el error es una parte fundamental del aprendizaje.

En definitiva, todo se reduce a una frase de un gran profesional, Pablo López, frase que me ha marcado mucho y espero os haga recapacitar:

“Entrenar es muy fácil, pero entrenar bien…muy difícil”.

CRISTIAN PAZ

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*