3105-liverpool-marbella

Conseguir jugadores motivados a través de la conciencia en las tareas. ¿Se debe explicarlas o no?

La motivación es uno de las herramientas más poderosas que tiene el entrenador para el crecimiento del equipo ya que jugadores motivados aprenden mejor

¿Explicar por qué hacemos las tareas o no? Esa es la cuestión.

En el fútbol actual, observamos un cambio de tendencias en los últimos años, en todos los ámbitos. Lo más representativo es el auge del scouting, todo está analizado, todo está contabilizado; grandes modificaciones en la preparación física integrada en un modelo táctico; una mayor complejidad de dicha táctica en los partidos, debido a esos cambios mencionados en las dos áreas anteriores; en definitiva, el nivel medio de los jugadores, profesionales y semiprofesionales, en general, se ha elevado en los últimos 20 años debido a todo lo anterior.

Gran parte de la culpa, o responsabilidad de esto, la tiene la globalización, ya que esta nos ha permitido un mayor acceso a la información, un claro incremento de los medios de los que disponen los clubes, etc. Y es aquí, en este contexto, donde, bajo mi punto de vista, la gran perjudicada ha sido la motivación de los jugadores.

La motivación, fue definida en 1994, por Morilla, como la intensidad y la dirección del comportamiento. La dirección hace referencia a lo que el individuo quiere, desea o persigue, mientras que la intensidad hace referencia a ¿cuánto? Lo desea o lo persigue (Weinberg y Gould, 1996). Añadiendo el ítem de la persistencia, entendido como prolongación en el tiempo, duración, tenacidad, siendo así Motivación = Dirección + Intensidad + Persistencia (Valdés, 1996). 

Definida la motivación, debemos de hacer dos subdivisiones, entre la motivación intrínseca y la extrínseca, entendidas como variable interna (intrínseca) y/o externa (extrínseca).

La motivación intrínseca se refiere a la realización de una actividad puramente por el placer y la satisfacción que provoca hacerla. Un sujeto motivado de forma intrínseca no requerirá de recompensas materiales (Deci y Ryan, 1985). Mientras que, por el contrario, la motivación extrínseca, nos empuja a realizar una actividad o trabajo por recompensas materiales o sociales, vea sé “Quiero ser Futbolista para ser rico”, “Quiero ser Futbolista para ser Famoso”. En el primer caso tenemos un claro ejemplo de recompensa material, mientras que en el segundo observamos el reconocimiento social externo.

Por último, añadir que, la motivación intrínseca se divide en tres subcategorías a su vez:         

– Motivación intrínseca hacia el conocimiento

– Motivación intrínseca hacia el cumplimiento

– Motivación intrínseca para experimentar estimulación. 

La que nos atañe a nosotros en este artículo, es la motivación intrínseca hacia el cumplimiento, o motivación de eficacia y orientación a la tarea, explicada como, “comprometerse en una actividad por el placer y la satisfacción experimentada cuando se intenta crear algo o cumplir con alguna técnica de entrenamiento difícil” Azofeifa, E. G. (2006). Este término seguro que lo habremos escuchado anteriormente, “estar orientado hacia la tarea”. Ese es el deber de un buen entrenador y preparador físico, conseguir que sus jugadores estén orientados hacia la tarea.

Pues bien, en este mundo de globalización, cada día nos encontramos con más jugadores motivados por elementos exteriores (extrínsecamente), es por esto que, nosotros, en nuestra labor de entrenadores y preparadores físicos, debemos tratar de generar y lograr una motivación intrínseca en los jugadores. Lo que nos lleva a la cuestión del artículo, ¿Explicar las tareas o no?

jugadores motivados futbol
MIDDLESBROUGH, ENGLAND – DECEMBER 14: Jurgen Klopp (R), Manager of Liverpool watches players warming up prior to the Premier League match between Middlesbrough and Liverpool at Riverside Stadium on December 14, 2016 in Middlesbrough, England. (Photo by Alex Livesey/Getty Images)

Sin lugar a duda, os recomiendo que las expliquéis, no para justificar vuestro trabajo, sino para generar una respuesta positiva en la plantilla. Cuándo un jugador hace una tarea, sin saber, qué repercusión o aplicabilidad va a tener en el partido de ese fin de semana, pueden pasar dos cosas, o que el jugador la realice por pura inercia, sin una implicación del 100%, que será lo más probable, o, por el contrario, si tenemos “suerte” que el jugador muestre una implicación máxima, aun sin entender ¿Por qué lo está haciendo?, comportamiento reservado normalmente para los capitanes o jugadores con una motivación intrínseca de base muy fuerte, los llamados líderes.

Sin embargo, cuando un jugador realiza una tarea, siendo conocedor del ¿Por qué? y sabiendo de la finalidad de la tarea, de cara al fin de semana, su implicación va a ser máxima, independientemente de la motivación que tengan para ser futbolistas, es decir. Por una parte, tenemos la motivación de base que presentan los jugadores para jugar a fútbol, y por otra parte tenemos la motivación diaria en la que, SI PODEMOS TENER INFLUENCIA, y es por esto que, parte de nuestra obligación como entrenadores/PF es despertar una motivación intrínseca en el jugador, explicando la tarea y su importancia de cara al fin de semana. Ojo, puede ser una tarea puramente de acondicionamiento físico, sabiendo que el equipo contra el que se juega esa jornada sufre en los últimos 20’ de partido, pero si se lo explicamos al jugador, reduciremos los pensamientos del tipo “joder, ¿por qué corremos?” incrementando los del tipo “va, hay que aguantar que luego lo agradeceremos el fin de semana”. ¿Por qué hago esta aclaración? Para que se entienda que, este artículo no va dirigido únicamente al aspecto táctico del juego, también es aplicable al ámbito físico.


Explicado todo lo anterior, me gustaría matizar, que no se trata de una regla universal, no guarda relación directa la explicación de las tareas con la motivación que presentan los jugadores. Se trata de una parte dentro de un sistema más complejo, donde habría que contemplar también variables como el tipo de comunicación, la cohesión y la cooperación, por ejemplo.

Si quieres aprender más sobre como dirigir y motivar equipos hacia el alto rendimiento te recomendamos nuestro curso de táctica

curso online táctica fútbol

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email