Fisiolog√≠a en el f√ļtbol. Demandas f√≠sicas y energ√©ticas del futbolista en un partido

Analizamos la fisiolog√≠a en el f√ļtbol y las demandas f√≠sicas que realiza un jugador de f√ļtbol en un partido, la energ√≠a que consume en el partido y todo dependiendo de sus rol posicional en el campo

Perspectiva holística

Hoy en dia una correcta compresi√≥n holistica de lo que el futbolista necesita, y de su fisiolog√≠a, significa una gran diferencia en el rendimiento partido a partido y del colectivo al final de temporada. En este post analizaremos lo que concierne a la fisiolog√≠a del futbolista en el partido y propondremos que profesionales podr√≠an realizar una interveci√≥n en las diferentes √°reas menos explotadas por los clubes. 

Diseccionando el juego

Las distancias cubiertas en el nivel superior son del orden de 10 a 12 km para los jugadores de campo y aproximadamente 4 km para el portero reduciendose la distancia cubierta total entre un 5 a 10% en la segunda mitad en comparaci√≥n con la primera. Lo cual significa un baj√≥n y/o colapso energ√©tico provocado por la utilizaci√≥n mayoritaria de sistemas energ√©ticos glutoliticos ( uso predominante de gluc√≥geno para la obtenci√≥n de ATP ) 

En el contexto del juego, cada jugador realiza unas 1000‚Äď1400 actividades principalmente cortas que cambian cada 4‚Äď6 segundos. Las actividades realizadas son: 10-20 sprints de alta intensidad aproximadamente cada 70 segundos; unos 15 tackles; 10 cabezazos ; 50 participaciones con el bal√≥n; unos 30 pases, as√≠ como cambios de ritmo y posiciones est√°ticas de grandes contracciones en√©rgicas para mantener el equilibrio y el control del bal√≥n contra la presi√≥n defensiva. 

Roles posiciones

Se ha visto que los  defensas laterales aceleraron el doble de veces que los defensores centrales, mientras que los centrocampistas y los atacantes tuvieron una mayor actividad en carrera que los defensores centrales (1,6‚Äď1,7 veces m√°s). Por tanto, el entrenamiento de fuerza y la preparaci√≥n f√≠sica, hoy por hoy, no deber√≠a ser igual entre todos los jugadores de un equipo, y seria un avance empezar a preparar a los jugadores mediante una individualizaci√≥n por puestos espec√≠ficos e incluso siguiendo las caracter√≠sticas de cada jugador seg√ļn sus datos estad√≠sticos recogidos en los entrenamientos. 

Que la fuerza te acompa√Īe

Se ha observado una relaci√≥n significativa entre 1RM ( repetici√≥n m√°xima ) y la velocidad de aceleraci√≥n en el movimiento. Esta relaci√≥n de rendimiento de fuerza / potencia m√°xima es compatible con los resultados de las pruebas de salto as√≠ como con los resultados de sprint de 30 metros. Un programa de fuerza que aumente la contracci√≥n muscular en los m√ļsculos o grupos musculares apropiados puede mejorar la aceleraci√≥n y la velocidad y por tanto, habilidades cr√≠ticas para el f√ļtbol, ‚Äč‚Äčcomo girar, esprintar y cambiar el ritmo. Adem√°s se ha visto que los programas de fuerza tienen un potencial de reducci√≥n de lesiones en el equipo en un 50% con respecto a no implementar dichos programas, por lo que un readaptador f√≠sico en el equipo se antoja clave e igual de importante como otras posiciones arraigadas desde hace tiempo en los clubs como fisioterapeutas, preparadores f√≠sicos o segundos entrenadores.  Tambi√©n se ha visto que entrenamientos que mejoren de econom√≠a de carrera podr√≠an aumentar la distancia de juego en aproximadamente 1000 m. ( aunque es una consideraci√≥n te√≥rica ). Poseer un graduado en ciencias de la actividad fisica y el deporte que entienda de Kinesiolog√≠a ( ciencia que estudia el movimiento) y anatom√≠a funcional seria un detalle importante a tener en cuenta por el club

Sistema de energia

Volviendo a la disecci√≥n de la fisiolog√≠a en el juego, el futbol depende principalmente del metabolismo aer√≥bico debido a la duraci√≥n de 90 minutos de encuentro. La intensidad promedio del ejercicio es del 85% de la FCmax ( frecuencia cardiaca m√°xima ) , esta corresponder√° a aproximadamente el 75% de la V ŐáO2max ( volumen de oxigeno m√°ximo ). Se ha visto que el jugador elite est√°ndar posee un VO2 max entre  60 y 70  mL / kg / min. 

Para un jugador promedio de 75 kg, esto corresponde a 1519, 1645 y 1772 kcal gastadas durante un juego (1L de oxígeno / min corresponde a 5 kcal) asumiendo valores de 60, 65 y 70 mL / kg / min en VO2max, respectivamente.

Aunque el metabolismo aer√≥bico domina la distribuci√≥n de energ√≠a durante un juego de f√ļtbol, las acciones m√°s decisivas se cubren mediante el metabolismo anaer√≥bico. Para realizar sprints cortos, saltos, tackles y juegos de duelo, la liberaci√≥n de energ√≠a anaer√≥bica es determinante con respecto a qui√©n corre m√°s r√°pido o salta m√°s alto. 

A la hora de poder liberar esa energ√≠a anaerobica el jugador utilizara predominantemente sus dep√≥sitos de carbohidrato y fosfocreatina muscular, por lo que una correcta nutrici√≥n y en concreto una correcta cantidad de carbohidrato para rellenar esos dep√≥sitos sera clave en el rendimiento de nuestros jugadores.  Si quieres saber m√°s sobre la repleci√≥n de estos dep√≥sitos de carbohidrato te lo contamos aqu√≠, aunque la incorporaci√≥n de un asesor nutricional y un equipo de cocina que dirija las comidas en el dia a dia de los jugadores seria un acierto por parte de un club, aunque la nutrici√≥n hoy en dia en el futbol no se valore como en otros deportes por parte del staff, la directiva y de los propios jugadores. 

En definitiva, el conocimiento de la fisiolog√≠a en el futbol nos empodera para decidir mejor que tipo de estimulo aplicar al futbolista en un determinado contexto en un momento concreto en el tiempo. Con ello no solo mejoraremos su estado f√≠sico si no que traer√° consigo asociadas mejoras en el rendimiento t√©cnico- t√°ctico del futbolista y del colectivo. En una √©poca en el que el futbol es ultracompetitivo, el m√°s peque√Īo detalle trae consigo grandes diferencias a final de temporada. 

Si quieres profundizar m√°s sobre este tema y en general sobre preparaci√≥n f√≠sica y prevenci√≥n de lesiones te recomendamos nuestro curso online de preparaci√≥n f√≠sica y prevenci√≥n de lesiones en f√ļtbol

Bibliografía

Stolen, Tomas & Chamari, Karim & Castagna, Carlo & Wisl√łff, Ulrik. (2005). Physiology of Soccer. Sports medicine (Auckland, N.Z.). 35. 501-36. 10.2165/00007256-200535060-00004.