La planificaci√≥n de la pretemporada en f√ļtbol

Autor: José Fajardo

En muchas de las conversaciones que hoy d√≠a pueden tener compa√Īeros preparadores f√≠sicos o entrenadores, un tema muy recurrente es el del trabajo en pretemporada en f√ļtbol, cu√°ntas sesiones, cu√°ntas semanas, qu√© contenido y qu√© priorizar.

Existen numerosas investigaciones que facilitan soluciones u opciones de entrenamiento para todo tipo de edades y contextos, pero, ¬Ņqu√© cosas debo, como preparador f√≠sico, tener m√°s en cuenta en la planificaci√≥n de una pretemporada?

COMIENZO DE PRETEMPORADA

Tras un per√≠odo de tiempo de par√≥n, y en especial ahora, se ha comprobado que en futbolistas disminuye la capacidad de sprint en 10 metros y en 30 metros (Vicens-Bordas J., et al., 2020). 

Especialmente al comienzo de la pretemporada, en sus primeras semanas, los jugadores pueden cubrir hasta 35 km a la semana, entre sesiones de habilidad y acondicionamiento en campo (Newton B., 2015). √Čsta informaci√≥n nos da un peque√Īo punto de partida para comenzar, con algunos matices:

Hay muchos factores que hacen aumentar el n√ļmero de lesiones en pretemporada: La alta carga, la inactividad, la especificidad‚Ķ Pero lo cierto es que debemos intentar a toda costa evitar estas lesiones, y no conformarnos con que falte mucho tiempo para competir, pues los jugadores que completaron +50% de sesiones en campo, estuvieron disponibles para el 76,1-76,7% de partidos competitivos de la temporada, y aquellos que completaron -50%, s√≥lo estuvieron disponibles para el 52% de los partidos. Esto puede ser debido a que consiguieron alcanzar y mantener una alta carga de trabajo, lo que permiti√≥ evitar lesiones y tener esa disponibilidad para competir (Murray NB., Gabbett TJ., y Townshend AD., 2016).

Por lo tanto, podemos concluir en primer lugar que evitar lesiones durante la pretemporada puede maximizar la oportunidad de los jugadores de construir una base sólida de acondicionamiento físico, adaptándose a las demandas competitivas (Colby 2017).

Ahora bien, ¬Ņc√≥mo podemos comprobar que este acondicionamiento f√≠sico logra adaptarse a las demandas competitivas? Tomaremos la carga externa mediante GPS como referencia.

Ya hemos comentado que desde la primera semana un jugador tiene la capacidad de recorrer 35km. En f√ļtbol, hay muchas variables, como la distancia a sprint o alta intensidad, las aceleraciones y deceleraciones‚Ķ y los jugadores que acumulan una baja distancia total en pretemporada son m√°s susceptibles a sufrir lesiones (Colby M., et al., 2017).

Además, la incidencia de lesiones es más alta en etapas más tardías de pretemporada debido a la introducción de partidos competitivos (Colby M., et al., 2017). Sin embargo, restringir las cargas de carrera al final de pretemporada también podría aumentar la vulnerabilidad de jugadores a padecer lesiones (Gabbet TJ., 2016).

Por tanto, y aquí está la magia de cada preparador físico, hay que encontrar el equilibrio entre la disminución de lesiones y cubrir estas demandas competitivas.

La planificaci√≥n de la pretemporada en f√ļtbol

No obstante, pese a lo importante de esta información, a nivel rendimiento, la relación directa entre la pretemporada y la temporada va disminuyendo a medida que avanza la temporada (Callum J., et al., 2018) y sólo tiene influencia directa los primeros 4 partidos competitivos.

Tras planificar una buena pretemporada, tenemos que valorar el siguiente par√≥n, que por lo general suele ser el de Navidad. Las variables de entrenamiento de pretemporada, que se midieron despu√©s de navidad, se asociaron al rendimiento obtenido en los partidos despu√©s del par√≥n, m√°s a√ļn que el per√≠odo previo a la Navidad.

Esto nos hace destacar, que es conveniente que los jugadores realicen programas de entrenamiento de mayor carga (similar a pretemporada) después de Navidad.

Para concluir, (Primorac D., et al., 2020) nos aconseja realizar ahora, tras el par√≥n por COVID, pruebas espec√≠ficas como ECG de 12 derivaciones, espirometr√≠a con prueba de broncodilataci√≥n, capacidad de pulm√≥n para prueba de mon√≥xido de carbono, y prueba de √≥xido n√≠trico exhalado fraccional, para comprobar la capacidad respiratoria. 

Es importante dejar claro, que toda una pretemporada, adem√°s de √©sta informaci√≥n, tiene otras muchas cosas que se deben controlar y trabajar. Una buena estructuraci√≥n del trabajo de fuerza, que evolucione de forma apropiada, una planificaci√≥n espec√≠fica de la dificultad de los partidos en funci√≥n de la semana de pretemporada, el n√ļmero de sesiones, el n√ļmero de dobles sesiones, el n√ļmero de partidos‚Ķ Todo esto nos dar√° tiempo a verlo antes de empezar vuestras pretemporadas.



Referencias

Callum J, Warren B., Brendan B., y Sim M. (2018). Asociaci√≥n entre entrenamiento de pretemporada y rendimiento en f√ļtbol australiano de √©lite. International Journal of Sports Physiology and Performance.https://doi.org/10.1123/ijspp.2018-0086

Colby M., Dawson B., Heasman J., Rogalski B., y Gabbett TJ. (2014) Accelerometer and GPS-derived running loads and injury risk in elite Australian footballers. J Strength Cond Res. 28(8).

Colby M., Dawson B., Heasman J., Rogalski B., Rosenberg M., Lester L., y Peeling P. (2017). Preseason Workload Volume and High-Risk Periods for Noncontact Injury Across Multiple Australian Football League Seasons. J Strength Cond Res. 31(7):1821-1829.

Gabbett TJ. (2016). The training-injury prevention paradox: should athletes be training smarter & harder? Br J Sports Med.1-9.

Murray NB., Gabbett TJ., Townshend AD. (2016). Relationship between pre-season training load and in-season availability in elite Australian football players. Int J Sports Physiol Perform. 1-21.

Newton B. (2015). Planning a mesocycle for an Australian rules football (AFL) pre-season program. J Aus Strength Cond. 23(2):54-68.

Primorac D., MatiŇ°ińá V., Molnar V., Bahtijarevińá Z., y PolaŇ°ek O. (2020). Pre-season football preparation in the era of COVID-19: Croatian Football Association Model. Journal of global health. 10(1). doi: 10.7189/jogh.10.010352

Vicens-Bordas J., Esteve E., Fort-Vanmeerhaeghe A., Casals M., Bandholm T., Ish√łi L., Opar D., Shield A., & Thorborg K. (2020). Cambios en el rendimiento durante el per√≠odo vacacional off-season en jugadores de f√ļtbol. Efectos de la edad y lesi√≥n previa de isquios. Journal of Sports Sciences. DOI: 10.1080/02640414.2020.1792160