Estructuración y planificación del microciclo en el fútbol femenino.

En este artículo analizaremos la periodización en el fútbol  y como estructurar un microciclo semanal en un equipo de fútbol femenino y los factores más importantes a tener en cuenta.

El concepto de la periodización y su evolución en el fútbol: 

El concepto de la periodización ha tenido múltiples definiciones por parte de diferentes autores dentro de la literatura científica. La periodización es una herramienta metodológica para administrar la carga de entrenamiento y el descanso del proceso de entrenamiento a corto, medio y largo plazo, optimizando el rendimiento de los deportistas. Tradicionalmente en el deporte, la mayoría de las metodologías y planificaciones deportivas han estado dirigidas a deportes individuales como el atletismo. Como podemos observar en el artículo de la periodización táctica en fútbol, esta última década, con la evolución del proceso de entrenamiento, en el fútbol han irrumpido nuevos modelos de periodización como son el microciclo estructurado y la periodización táctica (Arjol, 2012). Estos modelos deportivos son más adecuados para el fútbol, ya que satisfacen las características presentes de la competición y la lógica interna del propio juego. 

Planificación anual de un equipo de fútbol femenino:

Actualmente la temporada de un equipo de fútbol está dividida en tres fases principales que son el periodo de pretemporada, el periodo de competición y el periodo de transición o las vacaciones (Walker & Hawkins, 2018). Aunque la división de la temporada suele ser parecida en la mayoría de los equipos, la duración de cada periodo está condicionada por el contexto y circunstancias del equipo. La disponibilidad y la logística de los medios y el entorno tienen mucha influencia en la planificación deportiva de la temporada. En los equipos más modestos, las pretemporadas suelen ser de 5-6 semanas y el periodo transitorio suele ser muy largo, unos 2 meses. Mientras que en los equipos profesionales, las pretemporadas son más largas y los equipos aprovechan estos días para hacer giras promocionales y estancias o stages de mayor duración. 

La estructuración del microciclo semanal:

Centrándonos en el periodo de competición, la estructura más importante dentro de la temporada es el microciclo semanal. El microciclo semanal se distribuye en los días que hay entre el partido anterior y el partido siguiente y está altamente condicionado por la propia competición. Por lo tanto, este periodo puede variar entre 3 o 7 días, según el número de competiciones disputadas. Hay que tener en cuenta muchos factores como el periodo de temporada, la duración del microciclo o el nivel del rival en el diseño y la estructuración de la semana, pero en todas existe una configuración parecida. El diseño del microciclo semanal, en la mayoría de los casos está estructurado con una fase de recuperación, una fase de adquisición y una fase de tapering (Walker & Hawkins, 2018).

microciclo

Propuesta de la estructura del patrón ideal del microciclo semanal en fútbol (Walker & Hawkins, 2018).

La fase de recuperación:

La fase de recuperación está compuesto por un día de descanso y un entrenamiento compensatorio, dónde el propósito es igualar el estado físico de los jugadores con mayor y menor número de minutos jugados. Es decir, en esta fase para los jugadores más habituales hay un objetivo regenerativo y para los menos habituales la finalidad es replicar las demandas del partido. En el entrenamiento compensatorio los jugadores que han jugado >60 minutos realizan un trabajo de recuperación para normalizar los marcadores objetivos y subjetivos de fatiga (Carling et al., 2018). Para ello, se utilizan estrategias y herramientas diferentes como pueden ser por ejemplo el foam roller, ejercicios de movilidad articular y  la crioterapia. Los jugadores <60 minutos realizan tareas de alta intensidad que requiere la competición para intentar mantener un buen estado de forma. 

Propuesta del trabajo compensatorio según los minutos disputados y la duración del microciclo (Laursen, P., & Buchheit, M. (2019). 

La fase de adquisición:

La fase de adquisición la completan un entrenamiento intensivo y un entrenamiento extensivo y el objetivo es estimular los procesos de adaptación del organismo. En el entrenamiento intensivo, la capacidad condicional que predomina es la fuerza y se realizan juegos reducidos con altos ratios de aceleraciones y desaceleraciones. La distancia total del entrenamiento es más bajo que en el entrenamiento extensivo y en el partido pero hay un gran estímulo neuromuscular. El entrenamiento extensivo es el más parecido a la competición y la capacidad condicional que predomina es la resistencia. El espacio de interacción individual es muy grande por lo que las distancias recorridas son más altas y hay una mayor fatiga metabólica. Además muchos jugadores alcanzan la máxima velocidad y esto es vital para prevenir lesiones de isquiosurales. 

La fase de tapering:

El objetivo principal de la fase de tapering es disminuir la carga de entrenamiento (sobre todo el volumen) para reducir el estrés fisiológico y psicológico de los jugadores para aumentar el rendimiento. En el primer entrenamiento de esta fase llamado entrenamiento discontinuo o subdinámica de velocidad se realizan acciones de alta intensidad pero con un mayor descanso. La segunda sesión de esta fase suele ser de activación para la competición donde se hace hincapié en los aspectos tácticos del partido y la velocidad de reacción. También se hace alguna actividad para mejorar la cohesión grupal y reducir el cansancio psicológico. 

Tipos de microciclo según el periodo de temporada:

La distribución de la carga de entrenamiento y los elementos técnico-tácticos, psicológicos y condicionales dependen de entre otras muchas cosas del periodo de la temporada. Por consiguiente existen diferentes tipos de microciclo teniendo en cuenta si el equipo se encuentra en el periodo de competición o transición, por ejemplo.

Tipos de microciclo (Seirul-lo & Espar, 2017).

  • Microciclo preparatorio: El microciclo preparatorio se ubica en la primera fase de pretemporada y el objetivo principal es la adquisición de la forma general. En este tiempo predominan los ejercicios de carácter genérico y general.
  • Microciclo de transformación dirigido: El microciclo de transformación dirigido se sitúa en la pretemporada tras el microciclo preparatorio. El objetivo fundamental es iniciar el estado de forma específica y predominan los ejercicios de carácter general y dirigido.
  • Microciclo de transformación especial: El microciclo de transformación especial se sitúa al final de la pretemporada y el inicio del periodo de competición. Se busca completar el estado de forma específica y predominan tareas de naturaleza especial.
  • Microciclo de mantenimiento: El microciclo de mantenimiento se ubica en el periodo de competición y busca un estado de forma más regular. Predominan las cargas de carácter competitivo.
  • Microciclo de competición: El objetivo primordial del microciclo de competición es desarrollar un estado de forma óptimo y se ubica en las fases más importantes del periodo de competición. 

La descripción de las tareas de entrenamiento divididas por su nivel de especificidad (tareas de carácter genérico, tareas de carácter  general, tareas de carácter  dirigido, tareas de carácter  especial y tareas de carácter  competitivo) están descritos en el artículo monitorización y control de la carga de entrenamiento en fútbol.

BIBLIOGRAFIA:

Arjol, J. (2012). La planificación actual del entrenamiento en fútbol. Revista Acción Motriz, 8, 27–37. https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=4028820

Carling, C., Lacome, M., McCall, A., Dupont, G., Le Gall, F., Simpson, B., & Buchheit, M. (2018). Monitoring of Post-match Fatigue in Professional Soccer: Welcome to the Real World. Sports Medicine, 48(12), 2695–2702. https://doi.org/10.1007/s40279-018-0935-z

Laursen, P., & Buchheit, M. (2019). Science and Application of High-Intensity Interval Training. Human Kinetics.

Seirul-lo, F., & Espar, X. (2017). El Entrenamiento en los deportes de equipo. Mastercede.

Walker, G. J., & Hawkins, R. (2018). Structuring a program in elite professional soccer. Strength and Conditioning Journal, 40(3), 72–82. https://doi.org/10.1519/SSC.0000000000000345