Tag archive

planificación futbol

8 Libros para Aprender a Planificar en Fútbol

en METODOLOGÍA DE TRABAJO/RENDIMIENTO

Libros para entender la preparación física en fútbol

La formación es fundamental para progresar como entrenadores. Por eso, para aprende a planificar en fútbol, debemos conocer diferentes metodologías y maneras de entrenar. Te dejamos una lista de 8 libros imprescindibles para hacer una planificación correcta en fútbol.

  1. La Preparación física basada en el juego – Javi Mallo 

Javi Mallo, actual preparador  físico del Real Madrid, plantea una libro corto y dinámico. En él que se entiende perfectamente la necesidad de programar los entrenamiento y las pretemporadas basadas en el juego, y no en aspectos condicionales exclusivamente. 

¿Por qué debes leerlo?

Un libro donde se enseña de manera clara como organizar el proceso del entrenamiento desde lo macro a lo micro. Se parte desde las sesiones, pasando a la construcción de la organización semanal y mensual de los entrenamientos, para poder ser lo mas eficientes a la hora de entrenar. 

El libro incluye ejemplos de sesiones de entrenamientos con varios tipos de tareas que se pueden adaptar a cualquier tipo de nivel y edad.

2. El entrenamiento en los deportes de equipo- Francisco Seiul-lo

Un manual básico para entender la preparación física de manera integral. Paco Seirul-lo ha revolucionado el mundo de la prepración física en los deportes de equipo y así lo expone en este libro junto a colaboradores que han hecho del deporte, una ciencia en los últimos años.

Un libro imprescindible.

3. La preparación ¿física? en el fútbol- Rafel Pol 

El preparador  físico de Luis Enrique, expone en su libro, las necesidades de entrenar en relación a nuestro equipo y en especificidad. La complejidad del deporte hace que el entrenamiento de fútbol sea llevado a otro nivel y Rafa Pol explica como. 

¿Por qué debes leerlo?

A pesar de ser un libro con bastante base teórica, en su parte final se puede encontrar una sección con tareas prácticas. Tareas muy aplicables al  entrenamiento y que son una condensación de las ideas que expone el autor. 

4. ¿Qué es la Periodización Táctica?- Xavier Tamatit 

Xavier Tamarit se ha convertido en uno de los máximos exponentes sobre la periodización táctica en fútbol. EL autor tiene dos libros imprescindibles que son clave para entender esta corriente que ha revolucionado el futbol. 

Este primer libro, se trata se una lectura rápida en las que encontramos las bases sobre la que se asienta la periodización táctica.

Desde el entendimiento de entrenar en especificidad, basar el entrenamiento en el modelo de juego, la concentración en el entrenamiento, la intensidad táctica o la necesidad de recuperar los juegos en la calle son temas que este autor explica de manera clara y fácil de entender para poder aplicarlo a nuestro método de trabajo. 

5. Preparación física contextualizada en el fútbol- Antonio Gómez Piqueras 

Antonio Gómez, ha elaborado un libro donde nos hace replantearnos los modelos antiguos y aun predominantes en el fútbol. Con algunos toques filosóficos, nos hace pensar mas allá de lo puramente condicional y buscar un modelo de fútbol contextualizado en el fútbol y para el fútbol. Personalmente fue uno de los primeros libros sobre preparación física que leí y en su momento supuso un cambio de mentalidad a la hora de preparar entrenamientos para equipos de fútbol. 

6. El arte de planificar el fútbol – David Casachima

David Casashima es uno de los referentes en el estudio de acciones de juego reducido y en la planificación del fútbol, donde sus estudios científicos son numerosos en estos aspectos. 

Junto a otros colaboradores, encontramos dos libros fundamentales para conocer como planificar las temporadas de futbol, haciendo que nuestros equipos alcancen su máximo rendimiento con la máxima eficacia, haciendo de la planificación un arte.

7.  Los juegos reducidos en el entrenamiento – David Casashima 

En cuanto las bases de la planificación actual, los juego reducidos son un elemento fundamental, que hemos analizado en varios artículos de este blog. El mismo autor, analiza bajo la lupa de la ciencia como entender y como incorporar estos juegos reducidos en el entrenamiento, de manera que sean el núcleo de este y se adapten a las necesidades y objetivos de nuestro equipo y jugadores. 

8. La Periodización Táctica en el Fútbol Base y Aficionado: Aplicación práctica para categoría Infantil, Cadete, Juvenil o Aficionado (desde 14 años)

La periodización táctica no solo es válida para jugadores de alto nivel y adultos, sino que supone una herramienta fundamental para trabajar las capacidades necesarias en jugadores jóvenes. A pesar de esto, necesita unas consideraciones adecuadas a la edad y conocer que elementos debemos compensar en las etapas de formación. 

Este libro nos detalla y analiza de forma practica como implantar este tipo de metodología en escuelas de fútbol y en jugadores jóvenes.

EBOOK EFFICIENTFOOTBALL

También te recomendamos nuestro Ebook. En el que encontrarás un resumen de todos estos libros, de forma aplicada, para seguir paso a paso la planificación de tus temporadas de fútbol.

ENTRENAMIENTO DE PORTEROS DE FÚTBOL. CLAVES PARA EL TRABAJO DE FUERZA Y DE PREVENCIÓN

en METODOLOGÍA DE TRABAJO/PREVENCIÓN DE LESIONES/RENDIMIENTO
entrenamiento porteros futbol

El entrenamiento de porteros de fútbol siempre tienes particularidades diferentes al futbolista normal.

Los porteros han  sido un personaje distintos dentro de las posiciones que conforman los equipos.

Por todos es conocido las diferencias con respecto a otros jugadores, donde el factor que mayor condiciona la posición es el poder tocar el balón con las manos.

Acciones características de los porteros de fútbol

Esta acción le confiere otras necesidades totalmente diferentes a otros jugadores, donde la preparación tanto táctica, técnica y física es totalmente opuesta a otras posiciones de fútbol.

Las acciones de un portero se producen en un contexto muy complicado, con gran variedad de acciones y con muy poco tiempo para ejecutar.

A nivel físico, un portero de fútbol necesita de su agilidad, coordinación y ejecución de acciones de forma rápida, explosivas y muy esporádicas, distanciadas en el tiempo. Desarrolla acciones con mucha intensidad y se manifiestan con baja frecuencia (amplia recuperación).

Con respecto a otros  jugadores de campo donde el trabajo de fuerza puede ir más encaminado a la resistencia o al trabajo metabólico, en el trabajo con porteros de fútbol, el predominio de las acciones en el entrenamiento debe ser cualitativo, centrándonos en aspectos neuromusculares de la fuerza.

Psicologicamente debe ser capaz de arriesgarse a interceptar el balón a través de su capacidad de decisión en diferentes tipos de jugadas.

A nivel táctico el portero es un punto de inicio de las jugadas de ataque, y un organizador de la defensa y del equipo.

Comportamientos del Portero en el Juego

José Sambade, experto en el entrenamiento de porteros de fútbol, entiende que los comportamientos del portero se  pueden dividir en:

Se posiciona o se desplaza por el terreno (técnica sin balón).

Existen movimientos propios:

  •  Previas al contacto con el balón (saber colocarse).
  •  Posteriores al contacto con el balón (como levantarse después de una caída).

Derivados de estos comportamientos, entiende que a nivel defensivo y ofensivo se puede distinguir las siguientes acciones

Defensivas:

  • Recuperar (blocaje).
  • No recuperar (despejes).

Ofensivas:

  •  Reinicio (saque de meta / golpe franco).
  •   De continuidad.
  •   Saques de portería.

La toma de decisiones en los porteros de fútbol

De esta manera, al igual que hablamos sobre la toma de decisiones en los jugadores de fútbol (artículo), en los porteros ocurre más o menos lo mismo, a pesar que el tipo de acciones sea diferente. Las acciones que hemos descrito anteriormente suponen la fase final o el resultado de un complejo sistema de toma de decisión, basados en los momentos del juego:

  • Percepción (análisis de la situación) – Fase perceptiva.
  • Inteligencia motriz (solución mental) – Fase decisional.
  • Acción Técnica (solución motriz) – Fase ejecutiva.
  • Conocimiento – experiencia – Ver resultados y aplicar feedback.
  • Técnica de base va a influir al sobre la técnica aplicada.

El objetivo del entrenamiento será poder llegar a mejorar las fases anteriores a la ejecución, es decir mejorar su capacidad de procesamiento, así como dotarles de experiencias motrices y situacionales propias de la competición para mejorar la capacidad de decisión.

Podemos entender entonces que el portero a pesar de ser un jugador diferente en sus acciones, también debe estar supeditado al trabajo táctico del equipo y  será necesario realizar los entrenamientos en base al tipo de portero que es y en segundo lugar a la forma de jugar del equipo.

En este artículo nos centraremos en la parte individual del entrenamiento del portero, centrándonos sobre todo en el aumento del rendimiento y en la prevención de lesiones (artículo sobre esto).

A nivel metodológico, Sambade Plantea diferentes cajones o apartados de entrenamiento donde incluir los diferentes ejercicios que podemos llevar a cabo en el entrenamiento. Al igual que en la periodización de las semanas de trabajo, será necesario programar estas cargas también, en función de la cercanía a la competición durante la semana.

El entrenamiento de la fuerza en porteros

Como hablamos en otros artículos, el entrenamiento de la fuerza resulta decisivo en cualquier deporte, pero en deportes de acciones explosivas este resulta fundamental. Sin embargo, el trabajo de fuerza debe estar orientado al deporte y  a los requerimientos que el jugador necesita, de manera que no sirve de mucho que nuestros porteros realicen una sentadilla con 150kg o las mediciones de saltos sean excelentes, si luego no es capaz de coordinar un salto para atrapar un balón en el punto más alto de su trayectoria.

De esta manera, el trabajo de fuerza debe estar orientado hacia las diferentes acciones que el portero se encontrará dentro del partido. El propio Sambade, expone de esta forma una clasificación de las diferentes tipos de fuerzas que un portero puede manifestar:

Fuerza de Posicionamiento y desplazamiento

–              La Fuerza de posicionamiento:

Es aquella fuerza necesaria para aguantar su posición.

–              Fuerza de desplazamiento:

Es la necesaria para realizar los desplazamientos en diferentes direcciones de forma rápida y efectiva. Debido a que estos desplazamientos serán siempre en función de un estimulo concreto, como puede ser ir a despajar un balón con los pies fuera del área, las tareas tendrán una parte de carga física (buscando el trabajo de fuerza) y una posterior transferencia hacia la acción en concreto que se esta buscando (salida fuera del área, de manera que generalmente en este apartado estaremos hablando de ejercicios con carga + transferencia.

Impulsiones

–              Fuerza de impulsión para blocar / parar  un balón.

Otro comportamiento característico de la posición de portero son todas la impulsiones necesarias para despejar balones de la portería. Dentro de este apartado encontramos Impulsiones en:

  • Diagonal, que son aquellas acciones necesarias para desplazarse hacia un lado u otro de la portería, hacia abajo o hacia arriba, como en la parada de un penalti.
  • A una pierna sola- dos piernas.
  • En espacio próximo, donde el portero debe ser capaz de controlar su espacio próximo (1-2 metros) alrededor de su cuerpo ante balones cercanos.
  • Impulsiones a contrapié. Hace referencia a aquellas acciones en las que es necesario realizar un paso hacia atrás para tener impulso o generar espacio y permitirle realizar una determinada acción en un espacio próximo.

fuerza de impulsion entrenamiento porterosEjemplo de fuerza de impulsión en diagonal. 

Otro tipo de fuerzas

–              La Fuerza de interceptación.

–              Fuerza de golpeo / lanzamiento. Ante un lanzamiento con las manos o con los pies.

–              La Fuerza de contacto. El portero de fútbol debe tener un buen sostén muscular para recibir y aguantar golpes de compañeros y contrarios.

Entrenamiento de Base- Sostén

El trabajo de base o sostén es aquel que será la base de las acciones motrices que realiza un portero,  es decir, trabajaremos todas las acciones que el jugador tiene que realizar durante el juego. Estas acciones motrices las podemos clasificar como:

–              Saltos. Todos los tipos de saltos que puede llegar a buscar un balón. Debemos ser capaces que  aprendan una correcta técnica de salto, sobre todo buscando que tras un salto, la recepción de este se realice con las dos piernas y no únicamente con una, evitando algún tipo de lesión (Lesión de LCA).

lesion victor Valdés entrenamiento porteros

Ejemplo de lesión por una recepción de un salto con una sola pierna. 

–              Desplazamientos. Se trabajan todos aquellos desplazamientos propios del puesto, como los que debe realizar en un córner o al salir del área para cabecear un balón.

–              Buenos apoyos y desplazamientos

El objetivo de este tipo de tareas será en primer lugar buscar un trabajo correcto de la técnica, para posteriormente trabajar las mismas acciones como saltos o desplazamientos con cargas más pesadas (por ejemplo colocando chalecos de peso  en el cuerpo) para aumentar la carga de trabajo y siempre evitando que este tipo de carga no interfiera en la técnica correcta.

Por ultimo, será ideal combinar al igual que hacíamos en el apartado de fuerza, trabajo de base con una acción de transferencia hacia situaciones  reales. Un ejemplo podría ser una secuencia de saltos con chalecos y una posterior parada a un balón.

Entrenamiento Específico

El trabajo específico en los entrenamientos de porteros, podemos encuadrar todas las acciones de velocidad específica que requiere la posición. Hemos dicho anteriormente que las acciones del portero son acciones de corta duración, muy rápidas y muy esporádicas. Por eso será necesario que las tareas que se planteen de manera específica sean acciones en las que el jugador tenga que reaccionar ante estímulos rápidos y a poca distancia.

Características del trabajo específico

Estas tareas tienen una serie de características que resumimos a continuación y que podréis ver en el video que exponemos, donde se puede ver José Sambade realizando este tipo de tareas.

–              Deben crecer en dificultad de estímulos y de progresión, ya que no valdrá de nada si los estímulos que se le plantean son demasiado difíciles de controlar. El objetivo de estas tareas es ir progresando poco a poco en dificultad.

–              Velocidad gestual y segmentaria. Se busca la velocidad de los brazos y de las piernas en acciones muy rápidas y en espacio próximo.

–              Modificar el móvil y las trayectorias. Se trata de trabajar con diferentes móviles, como pelotas de tenis, balonmano y otros deportes, así como también diferentes tipos de trayectorias.

–              Colaboración entre compañeros. Las tareas deben estar apoyada por los otros porteros, de forma que estos ayuden y apoyen la tarea lanzando el balón o acompañando la jugada. En palabras de Sambade, los porteros tienen que ayudar a crecer unos a otros.

–              Espacio próximo. Las tareas de velocidad específica deben estar enfocadas en el espacio próximo del portero.

–              Trabajos discriminativos. Los trabajos discriminativos son aquellos que buscan la toma de decisión del jugador, es decir proponer situaciones en las que el portero tenga que decidir que tipo de balones debe atrapar. Un ejemplo de esto sería el trabajo de con tres balones numerados donde tenga que atrapar aquel número que nosotros vayamos proponiendo.

–              Pasar de jugador a portero. Acciones en las que el jugador tenga que tocar el balón con el pie o con las manos en función de los estímulos que vayamos planteando, simulando las requerimientos que pueden pasar en un partido.

–              Dificultar la visión con un panel o un compañero. Al dificultar la visión, se busca trabajar la velocidad de reacción ante la llegada de un balón sobre el que no se tiene control, como puede pasar en un partido, como en un lanzamiento en el que el portero no puede ver con claridad por que tiene rivales y compañeros delante de él.

–              Aumentar la velocidad del balón o aumentar el movimiento del balón. Otro tipo de acciones interesantes son aquellas en las que la trayectoria del balón cambia inesperadamente, como cuando toca en un rival o compañeros. Trabajar esto en el entrenamiento será de gran interés.

El entrenamiento preventivo

Debido a las exigencias del propio puesto, y las acciones motrices que está demanda, el trabajo preventivo debe ser mayor en este tipo de jugadores. Las constantes caídas, los impactos del balón en las manos, brazos y hombros, así como las recepciones de los saltos tras agarrar un balón, son acciones potenciales de incurrir en lesión.

Por eso es necesario un plan adecuado y específico para trabajar con los porteros sobre todo centrándonos en las lesiones más habituales en este puesto:

  • Lesiones en los hombros y en codos (estudio). Para la comprensión de este tipo de lesiones en profundidad recomendamos la siguiente entrada de blog de Nacho Zas, readaptador del Real Club Deportivo de la Coruña, donde se hace una análisis de las lesiones de hombro en porteros.
  • Diversas lesiones en las muñecas y dedos por los impactos del balón (estudio)
  •  A pesar de sufrir menos lesiones que otras posiciones, las  lesiones en el miembro inferior, sobre todo en rodillas por malas recepciones tras los saltos son las más frecuentes. (estudio)

Siguiendo con la propuesta de Sambade,  se proponen diferentes tipos de tareas para trabajar estos aspectos:

  1. Trabajo preventivo específico, dando  importancia del equilibrio en los miembros inferiores. Las superficies inestables  resultan  interesante, sobre todo para el control del equilibrio en diferentes planos de movimientos.
  2. Importancia del núcleo del core, como protección para la columna vertebral en los impactos y el control del cuerpo en diferentes acciones.
  3. Llevar a acciones especificas del portero en el campo.
  4. Ejercicios para la prevención de traumatismo en los hombros y en los antebrazos causados por los impactos del balón en las manos.  En este sentido es Importante el trabajo de  los ejercicios excéntricos como flexiones con impulso, caídas controladas con las manos sobre colchonetas desde diferentes alturas o el trabajo con balones de diferentes pesos.
  5. Trabajo funcional centrado en el hombro, buscando fortalecer el complejo articular del hombro, con ejercicios analíticos y pasando a ejercicios más funcionales y específicos de las acciones del portero.
  6. Este tipo de acciones es interesante que se trabajen también en especificidad, buscando que el jugador trabaje en diferentes rangos de movimiento que se va a encontrar en la competición. Obviamente antes de este paso, debe existir un buen trabajo de base, donde se trabaje la estabilidad del hombro en su totalidad.

Resumen

Hemos visto que el entrenamiento de porteros de fútbol, resulta diferente a la hora de entrenar, en comparación con lo que se hace con jugadores de campo.

El tipo de posición y los requerimientos de esta, hacen que sea necesario la búsqueda de otro tipo de tareas y objetivos en el entrenamiento, como el trabajo de fuerza, el trabajo de base, preventivo y especifico de velocidad de reacción.

Microciclo Estructurado en fútbol. La planificación de Paco Seirul-lo

en METODOLOGÍA DE TRABAJO/RENDIMIENTO
microciclo estructurado en futbol

El microciclo estructurado en fútbol, ha sido la guía de trabajo que ha marcado Paco Seirul-lo en el Barsa, comenzando con Johan Cruyff y continuando con Pep Guardiola.

Al igual que la Periodización Táctica y su padre, Vítor frade, el profesor Seirul-lo ha roto los moldes y a provocado un cambio de paradigma en la concepción del entrenamiento del fútbol en los últimos años.

Seirul-lo desarrolla esta teoría, tras largos años de entrenamiento en el atletismo, y con su llegada a los deportes colectivos, encuentra que dentro del fútbol, la preparación de los equipos se basaba en este tipo de disciplinas (atletismo), por lo que a ojos de Paco Seirul-lo, esto resultaba incongruente ante un deporte donde el nivel de incertidumbre es alto y donde existe una complejidad al manejar el balón con los pies. De esta manera, el profesor entiende que cada deporte debe tener su propia preparación específica.

A diferencia de la periodización táctica que hemos analizado en artículos anteriores, tanto en su concepto y en su forma de cuantificar las cargas del equipo, el enfoque estructurado diverge bastante de los presupuestos planteados por la PT.

A modo general, y haciendo una comparativa entre los dos enfoques podemos decir que el Microciclo Estructurado se centra en el individuo y no en el modelo de juego, sino en el desarrollo del jugador como persona y como atleta.

Otro aspecto diferenciador  es que dentro de esta periodización, se contempla la preparación física, siendo unos instrumento de calentamiento, de preparación física especifica para nuestro equipo y de prevención de lesiones dentro del equipo.

El individuo como centro de todo

El jugador como individuo representa el centro del proceso. Al contrario que centrarse en  el proceso de juego, el enfoque estructurado se centra en la observación del individuo, para analizar como la competición influye sobre este sujeto y trabajar aquellos aspectos necesarios que el jugador necesita para poder desarrollarse en ella.

No se trata de adaptar la competición, sino que hace falta ver que impacto produce esta en el individuo para solucionar posibles problemas.

Paco Seirul-lo, plantea un nuevo paradigma, alejado de los viejos paradigmas donde el jugador debía adaptarse a la competición o modelo del entrenador. Estos viejos paradigmas proponían el análisis de la competición desde la racionalidad, lo analítico, lo reduccionista y lo lineal. Seirulo no elimina esto, pero añade que el fútbol como deporte lleno de incertidumbre, debe ser analizado y visto desde un nuevo paradigma basado en lo intuitivo, lo sintético, lo holístico, la no linealidad, y lo cualitativo por encima de lo cuantitativo.

Por lo tanto teniendo en cuenta que el proceso se centra en el individuo, y que el deporte en cuestión debe ser visto desde un nuevo paradigma alejado de lo analítico y racional, se plantea que las situaciones que se entrenen en el entrenamiento deben estar basadas en estos principios, para construir como veremos al final del artículo, tareas que ayuden a desarrollarse al jugador de cara a competición.

Las estructuras complejas

Desde el análisis del individuo como centro del proceso, el profesor Seirul-lo, plantea que este individuo esta formado por diferentes estructuras. Estas estructuras son distintos niveles de complejidad, necesarias para entender al ser humano y que a grandes rasgos son la estructura condicional, coordinativa y la socio-afectiva.

El viejo paradigma se centraba únicamente en estructuras condicionales y coordinativas, como consecuencia de basar su entrenamiento en disciplinas como el atletismo. Además estas estructuras se trabajan por separado, entendiendo que la suma de estas da un resultado global  y presusponiendo que son matemáticas exactas donde 1+1 son 2.

El paradigma que se plantea va mas allá, y cree que el factor emocional, y la interacción de todas las estructuras a la vez, hacen que el deportistas desarrolle todas sus capacidades de forma conjunta y holística, sin necesidad de ser separadas. Además, se centra en el factor emocional del individuo, puesto que las emociones del individuo, afectaran directamente a como el deportistas se relacione con el medio y consigo mismo. Si yo estoy bien anímicamente,  mi rendimiento dentro de las diferentes situaciones del juego será mucho mejor que si me encuentro en un estado anímico bajo.

Por eso se plantean 6 estructuras que será importante tener en cuenta para el planteamiento de las tareas en la practica:

  1. Condicional
  2. Coordinativa
  3. Mental-cognitivo.
  4. Socio- afectiva
  5. Emotivo volitiva
  6. Creativo-expresiva

Como hemos dicho, estas estructuras deben relacionarse entre si, y dentro de las situaciones que se plantean en el entrenamiento, deben darse estos elementos, en mayor o menor medida, puesto que la relación de todas estas estructuras dentro de las situaciones de entrenamiento, será lo que haga crecer a cada una de ellas, a través del autodescubrimiento que hace el deportista de ellas.

Las tareas en el Microciclo Estructurado

Para entender como podemos plantear tareas dentro de nuestro entrenamiento y entender de manera practica este enfoque, es necesario que entendamos los conceptos de individuo y las estructuras de este que hemos desarrollado.

Una vez asimilado esto, también debemos entender que dentro de este proceso de entrenamiento se producen diferencias con respecto a otros modelos mas tradicionales:

No dirige cuantas acciones deben darse en un determinado contexto, ni que tipo de movimientos debe hacer el jugador y donde colocarse. Desde el nuevo enfoque el entrenador es un creador de tareas y de guía de un proceso, donde a través de situaciones especificas, el jugador se descubre a si mismo.

  • Por otro lado no existe una periodización lineal ni analítica, donde los contenidos son impartidos de forma secuencial. El enfoque se basa en la educación no lineal, basándose en la variabilidad y en la variación de las tareas.

De esta manera, al igual que lo hacia le Periodización Táctica, las tareas de entrenamiento deben ser sacadas de la competición y de cómo interactúa el deportista con ella.

Situaciones Simuladores Preferenciales

A partir de esta se plantarán Situaciones Simuladoras Preferenciales, que son condiciones de trabajo en donde hay determinadas preferencias sobre uno de los sistemas. Es decir, se plantean situaciones propias del juego donde se manifiesten todos los sistemas que hemos mencionado anteriormente y que pertenecen a las estructuras del individuo (condicional, coordinativa, socio-afectiva, emotivo- volitiva, creativo- expresiva y mental- cognitivo)

Estos sistemas deben manifestarse siempre en todas las tareas, pero al ser Preferenciales, daremos preferencia a unas sobre las otras, según el objetivo deseado.

Pondremos como ejemplo que nuestra intención es trabajar la velocidad. Para el trabajo de esta de forma clásica, propone trabajar con salidas de velocidad lineales tras un estimulo sonoro. Entendemos que esto no concuerda con el modelo que estamos trabajando y que mucho menos tendrá relación con la propia lógica del juego.

¿Como crear SSP?

Comenzaremos estructurando y diseñando el tipo de tarea, sobre dos estructuras, que el propio Seirul-lo considera estables y que deben ser continuas en todo el entrenamiento.

La estructura condicional. En este caso tenemos claro que el aspecto condicional que queremos trabajar es la velocidad. Por tanto entendemos que el sujeto debe desplazarse de un punto a otro del espacio en el menor tiempo posible.

La estructura coordinativa. El trabajo de esta velocidad debe tener elementos coordinativos básicos, propios del futbol, como el desplazamiento conduciendo un balón.

Teniendo estas dos estructuras como bases de las tareas que crearemos, comenzaremos a construir la tarea añadiendo factores propios de las otras estructuras del sujeto:

  • Estructura cognitiva. Hace referencia a que la tarea debe tener información relevante, para que el sujeto actué tras procesar esta información. En el entrenamiento clásico se trataba de una palmada. En este caso el individuo comenzara la tarea tras recibir el balón de un pase en largo desde una portería.
  • La estructura socio afectiva. Hace referencia a la relación del individuo con compañeros, oponentes y otros elementos, de esta manera a nuestra tarea de velocidad, conduciendo un balón, le añadiremos un compañeros y dos adversarios.
  • La Estructura Emotivo-volitiva. Hace referencia a que el sujeto debe vivir compromisos personales, para comprometer determinados comportamientos. De esta manera podemos añadir la regla del fuera de juego a tener en cuenta para finalizar la jugada en portería.
  • Estructura Creativo-Expresiva. Por ultimo, debemos tener en cuenta que la tarea debe ser abierta y autónoma por parte del entrenador, de manera que el jugador pueda crear la solución correcta, de acuerdo al contexto que se le expone y aplicando la creatividad a la tarea sin restricciones.

Ejemplos

Como hemos visto, hemos creado una tarea para el trabajo de la velocidad dentro del futbol. Esta tarea dista mucho de un trabajo de velocidad en atletismo, donde se realizara la tarea de forma lineal. En este caso, se ha construido la tarea a partir de la suma  de diferentes elementos y dotándole de sentido con el juego y el individuo.

La tarea que hemos desarrollado ha sido:

Un tarea de juego reducido, de 2×2, con dos jugadores detrás de una portería y otros dos en el medio del campo mirando hacia ella.

Tras el saque del portero en largo, los jugadores del medio campo deben recibir la pelota y montar un ataque a la vez que los defensas salen en velocidad hacia estos para detener el avance (estructuras condicional, coordinativa, cognitiva y socio-afectiva). Dentro de esta tarea lo atacantes deberán ser rápidos en la finalización, teniendo en cuenta el fuera de juego (estructura emotivo-volitiva), y creando la situación mas idóneo para finalizar con éxito la tarea (estructura creativo-expresiva).  

En este caso concreto, estamos dando presencia a una estructura condicional como es la velocidad, pero trabajando a la vez todas las estructuras, que se trabajaran en menor medida.  Estas preferencias sobre unas estructuras varían, dependiendo del tipo de aspectos que queremos trabajar con los jugadores.

Por ultimo debemos tener en cuenta un  aspecto fundamental a la hora plantear este tipo de tareas:

La variabilidad. El enfoque estructurado entiende que las tareas que se propongan a continuación, deben ser diferentes, intentando dar preferencia a otras estructuras, para que dentro de una misma tarea se den compromisos entre las diferentes estructuras

Resumen

Hemos podido comprobar que la metodología estructurada, resulta un tanto diferente a la planteada por Vítor Frade, y que a pesar que en muchos aspectos son parecidos, sobre todo por su idea de tomar como referencia la competición a la hora de plantear las tareas, el núcleo del entrenamiento no es igual, puesto que una se basa en el modelo de juego y otro en el individuo.

Este enfoque requiere de otro tipo de perspectiva a la hora de organizar las sesiones, así como también a la hora de realizar la programación semanal. Veremos en artículos posteriores, como realizar una planificación en base a este enfoque.

👉La intensidad táctica el FÚTBOL. ¿Que es y como medirla?

en METODOLOGÍA DE TRABAJO/RENDIMIENTO/SCOUTING

LA INTENSIDAD TÁCTICA EN EL FÚTBOL. ¿QUE ES Y COMO MEDIRLA?

La intensidad táctica en el fútbol hace referencia a la medición de las carga emocional de las tareas en el entrenamiento. En este artículo profundizamos en saber que es y como medirla, para aplicarla en el entrenamiento de fútbol.

Hemos visto como la periodización táctica (PT)  aboga por un modelo diferente en cuanto a planificar y distribuir las cargas de entrenamiento dentro del fútbol.

Tanto semanal como a lo largo de la temporada. Esto ha hecho que la manera de cuantificar las cargas planteadas sea totalmente diferente a lo que se trabajaba hasta ahora, donde la planificación de las cargas semanales atendía a modelo únicamente fisiológicos, sin tener en cuenta el factor emocional y psicológico del jugador, y hablando generalmente de pretemporada o picos de forma a lo largo de la temporada.

Como hemos visto, la PT basa su lógica interna en otros aspectos, siendo la guía del proceso del entrenamiento el Modelo de Juego (artículo).

Este Modelo de Juego será el que el entrenador intente conseguir con su equipo a través de un proceso de educación y entrenamientos, a través de un modelo  específico en el juego pretendido.

El factor emocional de las tareas

La intensidad táctica en el fútbol se basa en las emociones.

Entendemos que el proceso debe ser diferente a otros, y se basa fundamentalmente en el factor emocional (artículo), adquisitivo a nivel de conocimientos y en la capacidad de concentración a nivel individual y colectivo en el entrenamiento y en los partidos.

El estrés emocional producido en la competición, provoca un gran impacto a nivel emocional, psicológico y físico en los jugadores (estudio, estudio).

Este estrés viene producido por una alta exigencia en la capacidad de concentración, que requiere al jugador mantenerse alerta y activo mentalmente durante 90 minutos.

Por eso, parece tener sentido que durante la semana de entrenamiento, las tareas planteadas vayan encaminadas a trabajar la capacidad de concentración en determinadas tareas basadas en el modelo de juego, para que este jugador sea mucho mas eficiente a la hora de tomar decisiones y mantener un nivel de concentración alto dentro del partido.

Dentro de este contexto parece difícil encajar tareas como correr alrededor de un parque, subir escaleras o dar vueltas alrededor de un campo de fútbol como medios de acondicionamiento físico y preparación de un partido (¡ojo! No son necesariamente exclusivas, pero no deben ser la parte fundamental del entrenamiento).

La concentración

La concentración representa un papel fundamental el éxito de las tareas que planteemos en el entrenamiento y en la capacidad de lo jugadores de plasmar esto en la competición. Es la habilidad de cada uno para  dirigir al máximo su atención hacia aspectos relevantes de la tarea (Orlick, 1986 en Tamarit, X. 2007); la concentración es una destreza aprendida, de reaccionar pasivamente o de no distraerse ante estímulos irrelevantes.

Incluye dos elementos:

–               Ser capaz de prestar atención a la información pertinente e ignorar lo irrelevante y los estímulos perturbadores.

–               Capacidad de mantener la atención durante un largo periodo de tiempo.

Para José Mourinho es necesario plantear ejercicios no analíticos, sino ejercicios donde los jugadores tienen que pensar mucho, comunicar mucho y ejercicios de complejidad creciente que les obliguen a una concentración permanente. Ademas del trabajo especifico, es necesario el trabajo de esta concentración, mediante diversas técnicas que pueden ser útiles y que hemos analizado en este artículo.

La Fatiga Mental

Definiendo la fatiga podemos ver que es la incapacidad de mantener una determinada intensidad de ejercicio, caracterizándose por una disminución, más o menos acentuada, de la capacidad funcional del individuo (Vítor Frade en Tamatit, X. 2007)

La intensidad tactica en fútbol exige concentración en todo momento del entrenamiento, debido a su especificidad, lo que produce un tipo de fatiga mental-emocional que se debe tener en cuenta en la recuperación.

Algunos autores exponen que el desgaste  psicológico es más profundo que el desgaste físico.  Estos conceptos no son excluyentes y están interrelacionados y tienen interdependencia (Ameiro, N., Oliveira, B., Rosende, N. Y Barreto, R. En 2006 citados en Tamatit 2007).

Este tipo de fatiga es entrenable y es lo que propone la PT, que tiene como objetivo la creación de hábitos para que estos pasen de ser un saber adquirido a pertenecer al subconsciente, economizando el uso del sistema nervioso.

La vivencia de ciertos comportamientos (principios y subprincipios del juego) nos crean unas emociones y sentimientos que mas tarde, ante una situación similar (en un partido), nos ayudarán a la descodificación de información y en la toma de decisiones, reduciendo el proceso de razonamientos y permitiéndonos la anticipación (Tamatit, X. 2007)

Entonces ¿qué es la intensidad táctica en fútbol?

Podemos definir la intensidad táctica en el fútbol como la forma de medir y prevenir la fatiga mental que producen las tareas que planteamos en el entrenamiento. Teniendo en cuenta esta intensidad en fútbol, para hacer una correcta distribución de las cargas  a lo largo de la semana, respetando los ciclos de recuperación y de adquisición que tienen nuestros jugadores.

Para Vítor Frade la intensidad de una tarea solo puede estar caracterizada cuando se asocia a concentración. Esto quiere decir, por ejemplo que una vuelta al campo de fútbol, realizada en poco tiempo y a una velocidad alta, representara una intensidad elevada a nivel fisiológico, pero no así a nivel mental.

Por otro lado una tarea de juego reducido de 4×4 buscando intensiones tácticas como un numero determinado de pases o mantener la marca de un jugador requerirá mucha mayor intensidad a nivel mental y seguramente la misma a nivel fisiológico que correr alrededor del campo.

La guía del proceso: La dimensión táctico-técnica

Para estos autores, la dimensión táctico- técnica debe ser la guía de todo el proceso de entrenamiento, dándole intencionalidad al ejercicio que estamos trabajando, lo que obligara a mantener activo mentalmente al jugador. Esta intencionalidad es aquella que pretendemos que se reproduzca en la competición.

Hemos visto en el articulo anterior como la PT se basa en la adquisición progresiva a corto y a largo plazo de hábitos y comportamientos que queremos ver reflejados en la competición.  A lo largo de la temporada deberá ser trabajados estos aspectos,  sumando semana a semana nuevos comportamientos.

Pero así como es necesario la suma de comportamientos, también es necesario el trabajo de comportamientos y hábitos ya trabajados, para evitar la perdida de estos. Esto quiere decir que debemos avanzar siempre, teniendo una base sobre la que trabajar,  ya que la ausencia de ejercicios adquiridos hace que los jugadores olviden. Deben practicar ciertas acciones ya aprendidas para evitar que se olviden, y la mejor forma de hacer esto es a través del trabajo en Especificidad, ya que estos trabajan los principios y subprincipios del modelo de juego.

Con todo esto vemos que es necesario otro tipo de cuantificación a la hora de valorar las tareas que la PT propone, ya que si trabajamos en Especifidad, la guía es el Modelo de Juego y las acciones táctico-técnica, no tiene cabida valorar la intensidad de las tareas con parámetros únicamente fisiológicos .

Cuantificación de las tareas

Para explicar la intensidad de las tareas desde la intensidad táctica, tomaremos como modelos el trabajo planteado por Tito Ramallo y Fernando Rodríguez en el Real Club Deportivo de La Coruña, donde han desarrollado un tipo de cuantificación en función del gasto mental que provocan las tareas en el jugador.

La idea que propone Tito Ramallo, es darle a una medida al tipo de tareas que plantea este tipo de tareas.

intensidad tactica en futbol

Intensidad táctica tomada de Ramallo Riveiro, Riveiro y Rodríguez.

A modo general, los autores de este modelo basan su entrenamiento en diferentes factores y aspectos, como la comprensión del juego, el modelo de juego o los principios de juego. En este caso nos quedaremos con el base de la propuesta y nos limitaremos a explicar el modelo planteado a través de la tabla de intensidad que ellos mismo crearon.

Esta tabla de intensidad sirve para identificar el grado de intensidad táctica que le podemos dar a una tarea con componente táctico dentro del entrenamiento.

Elementos para medir la intensidad táctica

Primero definiremos los elementos que engloba esta propuesta.

Momentos: los momentos corresponden a las 4 fases en las que podamos dividir el juego. A pesar que el juego es un todo, podemos identificar 4 fases dentro de este:

  • Ataque organizado
  • Transición Ataque-Defensa
  • Defensa organizada
  • Transición Defensa – Ataque

Dentro del numero de jugadores que realizan una tarea, podemos identificar tres tipos de tareas:

  • Individual- Un jugador solo
  • Grupal – Hasta 6 jugadores
  • Colectiva- de 6 a 11 jugadores

Con estos elementos, definiremos el grado de intensidad de tareas, donde pondremos mas o menos intensidad táctica, en función del grado de acciones que tengan que pensar los futbolistas, siendo el factor que condiciona la tarea,la suma de momentos del juego que hay que trabajar.

Suma de Momentos y Jugadores

Para cuantificar cuanto tienen que pensar, estableceremos que cuanto mas momentos del juego tenga que realizar el jugador, mayor será el grado de concentración, viéndose que:

–                Ataque con transición hacia la defensa (2 momentos)  será mas intensa mentalmente que la realización de un ataque aislado (1 momento) dentro de una tarea.

–               Una tarea donde exista un ataque un organizado (momento 1), y tras perdida o  finalización, de realice una transición y una defensa organizada (momento 2)  será mucho mas intensa que la anterior (3 momentos de juego).

–               Determinada acción donde exista un ataque (momento 1), tras perdida o finalización se produzca una transición (momento 2), se realice una defensa organizada (momento 3) y tras recuperación se realice una transición hacia el ataque (momento 4) será mucho mas intensa que todas las anteriores, ya que existen 4 momentos del juego que le dan complejidad a la tarea.

De esta manera vemos que cuantos mas momentos tenga la tarea, mayor será la necesidad de pensar del jugador, y esta intensidad aumentara, cuanta más relación con los compañeros y oponentes exista, siendo una tarea grupal (hasta 6 jugadores) mas intensa que una tarea individual, y una tarea colectiva (entre 6 y 11 jugadores) mas intensa que estas dos.

Orden de las tareas durante la semana

Entendido esta forma de cuantificar las tareas, podemos definir la intensidad de las mismas dentro de nuestro propio entrenamiento y darles el orden necesario dentro de la estructura semanal que hemos analizado en el artículo anterior, simplemente sabiendo el valor que tiene cada tarea. Estas tareas, planteadas en el artículo de juegos reducidos deberán tener un valor diferente según el día de la semana.

Las tareas con mayor carga de trabajo, deberán ser trabajadas en aquellos días donde el jugador se encuentre mas descansado física y mentalmente, es decir en los días de adquisición (miércoles y jueves), donde podremos aplicar mas carga a nivel mental en las tareas. Debemos tener en cuenta que la competición supone la mayor carga mental y que se debe tener en cuenta la recuperación entre un partido y otro para trabajar de manera correcta, teniendo en cuenta los tiempos de recuperación del jugador.

estructura semana periodizacion táctica

Ejemplos

–  4×4  con dos porterías y por lo tanto inclusion de 2 porteros, donde los dos equipos tengan que atacar a portería contraria, realizar la transición a defensa, defender y volver a montar un ataque, tendrá un valor de 11, ya que se trata de una tarea grupal de 4 momentos.  Esta tarea deberá estar enmarcada en el día miércoles, puesto que los jugadores no se han recuperado al completo, pero pueden comenzar a realizar tareas con más intensidad.

–  9×9 con inclusion de porteros, donde los jugadores tengan que realizar los 4 momentos comentados anteriormente, tendrá un valor de máximo, de 12, ya que se trata de una tarea colectiva de 4 momentos y deberá ser trabajada en el día que los jugadores estén en maxima disposición de realizar la tarea, como puede ser el día jueves.

Una tarea de 4×4, donde 4 atacantes UNICAMENTE realizan el ataque y los defensas UNICAMENTE realizan la labor defensiva, y donde al finalizar la jugada no se producen transmisiones, tendrá un valor de 2, ya que se trata de una tarea grupal, donde únicamente existe un solo momento.

De esta forma, tendremos que ir clasificando nuestras tareas en función del tipo de valor que tenga, e ir ordenándolas en función del microciclo semanal para así potenciar la recuperación y las adaptaciones de nuestro jugadores.

Resumen

La intensidad táctica en el fútbol muestra otra forma de medir las tareas aplicadas en el entrenamiento en fútbol.

Puestos que la forma de entrenar es diferente, las formas de medir este entrenamiento deben atender a otro tipo de factores no solo basados en parámetros fisiológicos. La intensidad táctica debe ser la herramienta que debemos utilizar a la hora de programar desde el enfoque de la periodización táctica.

0 0,00
subir arriba

fOLLOW
US

Contenido rápido y visual con rigurosidad

ÚNETE A NUESTRO CLUB.​

Consigue el Ebook gratuito para la planificación en prevención de lesiones que tu plantilla necesita.