El director metodol√≥gico en un club de f√ļtbol

La figura del director metodol√≥gico cada vez est√° m√°s extendida en los clubes del f√ļtbol. Su labor muchas veces es confundida con la de director deportivo, y ni mucho menos cumplen la misma funci√≥n. 

Para entender la labor del director metodol√≥gico, es necesario entender que es la metodolog√≠a. 

Conceptualmente la metodolog√≠a es una serie de m√©todos y t√©cnicas de rigor cient√≠fico que se aplican sistem√°ticamente durante un proceso de investigaci√≥n (definici√≥n  tomada de significados.com). Dentro de un club, este proceso ser√°n los m√©todos y t√©cnicas que se sigan para conseguir un objetivo o  varios objetivos concretos dentro de este. 

La metodolog√≠a estar√° ligada directamente a todos los equipos del club, principalmente en todas las categor√≠as base. Por lo que podemos decir que el director de metodolog√≠a de un club es el encargado de dirigir, y coordinar la serie de m√©todos y t√©cnicas que  rigen la metodolog√≠a de un club. 

Por lo tanto, entendiendo que es metodolog√≠a y que es un director de metodol√≥gico  en f√ļtbol, podemos ver que esta labor no est√° ligada directamente a la capacidad econ√≥mica de un club. Depender√° del conocimiento de los responsables y de la capacidad de trabajo para elaborar propuestas adecuadas a cada club y las edades de los jugadoras/es. 

La labor de un director metodol√≥gico, es muy evidente dentro de una entidad grande. Los encargados de clubes  que tienen sus equipos  en primera o segunda, ya realizan este trabajo con mayor o menor acierto. pero lo hacen. Por eso en este art√≠culo la idea , es entender que es un director metodol√≥gico de f√ļtbol, que capacidades y conocimientos debe tener y c√≥mo es posible aplicarlo tambi√©n en cualquier tipo de club. sea del nivel que sea. 

El entrenamiento en las etapas de formación

Curiosamente, en  los clubes con menor  presupuesto y con donde no existe una figura que rija la metodolog√≠a del mismo, los entrenadores menos preparados son los que dirigen los equipos de los m√°s peque√Īos (alevines, infantiles, cadetes), dejando a los que m√°s conocimiento tienen en los equipos m√°s mayores (juveniles o master). 

Por otro lado, tampoco existe una l√≠nea de continuidad, ni una visi√≥n a largo plazo en las etapas de entrenamiento de los ni√Īos y ni√Īas. Cada entrenador hace un trabajo diferente en cada etapa que trabaja, y generalmente no se tiene en cuenta ni las capacidades que se deber√≠an trabajar, ni existe comunicaci√≥n con el resto de los otros equipos para elaborar un plan de trabajo transversal que vaya a largo plazo. Pensando en que el ni√Īo cuando cambie de categor√≠a siga progresando en su aprendizaje. 

En este aspecto es donde entra el director metodol√≥gico. Es un profesional que se encarga de abordar este problema y darle soluci√≥n, estableciendo los objetivos que se deben trabajar en cada etapa de aprendizaje de los ni√Īos y dando las pauta de trabajo para cada entrenador de f√ļtbol  (sin interferir en su forma de trabajar). 

La linea de trabajo en la cantera debe estar basada principalmente por un concepto: el trabajo en la formaci√≥n no es el mismo que en rendimiento. 

El trabajo formativo, debe tener otros objetivos que el mero hecho que el competitivo y ganar (que tambi√©n debe estar impl√≠cito). Debe abordar los objetivos teniendo en cuenta el aprendizaje de las habilidades motoras y capacidades de los ni√Īos. 

Principalmente y bas√°ndonos en la propuesta d Paco Seirul-lo, podemos encontrar cuatro etapas de formaci√≥n antes de los 16 a√Īos. Hemos hablando m√°s ampliamente en este art√≠culo sobre esto, pero resumi√©ramos las cuatro entapas en:

Tabla resumen de las fases de incitaci√≥n al f√ļtbol. Adaptada de Seirul-lo,F. (2003)

La perspectiva planteada por Seiurul-lo se basa en el individuo y no en el sistema. Este entiende que es el sistema el que debe adaptarse al jugador y no al revés.

De esta manera se trata de construir un proceso de aprendizaje en el cual cada categoría en la que se trabaje sea la base sobre la que se asientan las siguientes etapas de aprendizaje, y no etapas inconexas donde cada entrenador trabaja de manera aislada y sin tener en cuenta las etapas y necesidades de cada jugador.

En vista de esto, para Seirul-lo es imprescindible que todo jugador sea orientado en su vida deportiva a través de un proyecto deportivo que se adecue a sus necesidades evolutivas

Como vemos a lo largo de todas estas etapas, todas ellas tienen una coherencia entre la anterior y la siguiente, de manera que el sujeto experimente un aprendizaje continuo y bien estructurado.

Planificaci√≥n de las temporadas 

Una vez entendida los requerimientos cada etapa ser√° necesario elaborar una estrategia de trabajo en conjunto con todos los entrenadores que componen el club. 

Esta estrategia debe ser a corto,medio y largo plazo. 

A corto plazo ser√° la temporada en s√≠. Es decir los objetivos que se van a trabajar en ese curso de f√ļtbol planteando los objetivos m√°s cortoplacistas.

A medio plazo, ser√° necesario tener en cuenta todos los aspectos que incluyan los cambios de categor√≠as y como afectar√°n a los jugadores /as en cada una de estas. En este caso, se pueden incluir la planificaci√≥n de evaluaciones para valorar el progreso cualitativo de cada jugador en sus avances dentro de cada categor√≠a. 

A largo plazo, de incluyen todos aquellos objetivos que queremos conseguir en el plazo de 3-5 a√Īos. Tanto a nivel de rendimiento, como a nivel de formaci√≥n. Es decir, saber qu√© es lo que queremos que cada jugador haya aprendido en relaci√≥n a su motricidad, capacidades, tipo de juego individual y en base al modelo de juego del club. 

Los objetivos, deber√°n estar basados en la etapas que vimos anteriormente  y en conjunto con la historia y perspectiva de crecimiento de cada club, as√≠ como la infraestructuras y capacidades tanto econom√≠as como de gesti√≥n que pueda tener cada club en el que trabajemos. 

Por √ļltimo, en cuanto a metodolog√≠a se refiere, es necesario entender que se trata de buscar un lenguaje y sistema de trabajo com√ļn. qu√© englobe a todo el estamento. 

Esta metodolog√≠a no solo influye a los entrenadores, sino que tambi√©n afecta a preparadores f√≠sicos, fisioterapeutas, nutricionista o servicio m√©dico (si existiera). 

El trabajo en conjunto de todas estas disciplinas impactan directamente sobre la misma persona: el jugador de f√ļtbol. Por eso no tiene sentido que cada profesional aborde un mismo sujeto desde su propio punto de vista sin tener en cuenta lo que otros est√°n haciendo, ya que el √ļnico perjudicado si no se sigue un mismo camino, ser√° precisamente el jugador. 

De ah√≠ la necesidad de entender al individuo como centro de todo, que dir√≠a Seirul-lo. 

El dise√Īo de tareas

Las tareas ser√°n el ultimo escal√≥n que debemos abordar. En este caso, el director metodol√≥gico ser√° el encargado de guiar el tipo de tareas que se pueden proponer en cada etapa formativa,. Como decimos, es una gu√≠a y no una receta. Cada entrenador debe tener libertad para poder abordar cada entrenamiento de acuerdo a las circunstancias de este y de la semana de trabajo, pero sin perder de vista el foco, que es seguir la metodolog√≠a. 

Las tareas ser√°n un elemento fundamental a la hora de llevar a cabo la metodolog√≠a de trabajo, ya que ser√°n las herramientas para plasmar esta en el terreno de entrenamiento y de juego. 

Sobre el dise√Īo de tareas se ha hablado mucho, pero te dejamos un art√≠culo que escribimos hace un tiempo sobre como dise√Īar de manera correcta las tareas en el entrenamiento. 

Tambi√©n te recomendamos este interesante tweet (hilo de twitter ) de Miguel Alonso, donde describe perfectamente los pasos para la creaci√≥n de tareas. 

Resumen

La labor de un director metodol√≥gico es una labor amplia. Es el encargado de conocer y elaborar un plan de trabajo com√ļn, que integre diferentes aspectos para llegar a un mismo fin entre todos los integrantes del club. Formar adecuadamente al jugador. 

Por eso, entendemos que esta labor debe estar basada en el conocimiento (tanto de las etapas formativas, sobre como dise√Īar y planificar temporadas en f√ļtbol base) y requiere que adem√°s de leer libros sobre esto, se forme adecuadamente con profesionales que ya han vivido estas experiencias.